Omán, ¿un oasis en Oriente Medio?

15/11/2020

 

 

 El primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu con el antiguo sultán de Omán, Qabus Bin Said Al Said. Fuente: https://www.jpost.com/Israel-News/Netanyahu-makes-historic-visit-to-Oman-570388

 

Oriente Medio es una de la regiones más inestables del mundo debido al petróleo o al terrorismo, entre otras dinámicas regionales. Asimismo, Oriente Medio está presenciando la pugna regional entre Arabia Saudí, Irán y Turquía por el liderazgo en el mundo musulmán que está impactando en el devenir y en las alianzas de los diferentes actores de la región. Pese a su localización, Omán es una rara avis en Oriente Medio. En diciembre de 2010 algo cambió en el mundo árabe. Una súbita ola de protestas sacudió paulatinamente los gobiernos de la región; miles de personas ocupaban calles y plazas (Albiac Adrián, 2014). Este fervor recorrió Oriente Próximo a partir de las revueltas de 2011, también llegarían a Omán, donde los omaníes manifestaron una serie de demandas democráticas y sociales.

 

Tras estas revueltas, hemos presenciado una deposición de regímenes autoritarios en Libia, Egipto y Túnez y una pugna regional entre Arabia Saudí, Irán y Turquía por el liderazgo del mundo musulmán que se ha trasladado en el apoyo de gobiernos y facciones en Siria y Yemen. Pese a que Omán se sitúa en el estrecho de Ormuz y tiene a Yemen y a Arabia Saudí como vecinos, Mascate ha logrado mantener una neutralidad y ser un mediador clave en la región.

 

Con la disolución del califato omeya en el año 751, los territorios del actual Omán serían controlados por los ibadíes. Los ibadíes desarrollarían una corriente del islam mucho más abierta y tolerante. Esto, unido a un total rechazo a la violencia y al extremismo, configuraría una fe despolitizada y una mentalidad muy respetuosa con la diversidad de credo (Rosselló Daniel, 2016). La particularidad religiosa de los ibadíes ha marcado tanto la política interior, como exterior del país y todavía se mantiene hasta ahora.

 

 Mapa del sultanato de Muscat y Omán (imanato de Omán). Fuente: https://en.wikipedia.org/wiki/File:Empire_of_Oman.svg

 

Otra característica de este Estado es su ventaja geoestratégica que lo haría muy codiciado por las potencias extranjeras y desde el siglo xvii establecerían el sultanato de Muscat y Omán. Este imperio tenía al sultanato de Zanzíbar (actual Tanzania) como tributario, así como el control de las costas de la actual Kenia y Mozambique y la actual ciudad portuaria de Gwadar situada en la región de Balochistán en Pakistán. Desde la primera mitad del siglo xix, Omán fue fuertemente intervenido o tutelado por el Imperio británico, sin llegar a ser formalmente una colonia británica. Desde  1951, se reconocería a Omán como un Estado soberano plenamente independiente.

 

Tras la independencia, el sultán Said bin Taimur iniciaría una política de modernización del país, alimentada por el fuego que se alzaba de los pozos petrolíferos. Además, Said bin Taimur se aseguró de mantener estrechas relaciones con el Reino Unido y Estados Unidos. La historia de Omán durante los años 50 está fraguada por dos sucesivas revueltas del imanato de Omán (el interior del país) contra el sultanato de Muscat (la capital del país) hasta el año 59.

 

A su vez, durante la época de los sesenta, Said bin Taimur tuvo que enfrentarse a un evento en la región de Dhofar que provocaría que, en los años 70, su hijo, Qaboos bin Said al-Said le depusiera en un golpe de Estado sin sangre. Este golpe de estado fue ideado, organizado y ejecutado por el Reino Unido.

 

A partir de los sesenta, el surgimiento de una revuelta separatista de carácter marxista-leninista dirigida por el Frente de Liberación de Dhofar, el cual, apoyado por la República Popular China y por diversos estados árabes, —entre ellos la vecina República Popular de Yemen—, pretendería escindir la región meridional de Dhofar  y combatir la influencia neocolonial británica en Omán.

 

Asimismo, el sultán contaría con el apoyo del Sha de Persia y del Reino Unido. Tras el sofocamiento del levantamiento del Dhofar en 1976 con la ayuda de Irán, Jordania, Pakistán y el Reino Unido, el sultán Said bin Taimur aplicaría en sus últimos años de reinado una legislación autoritaria para impedir cualquier revuelta. Estas buenas relaciones con Irán se mantienen hasta hoy en día. Qaboos bin Said al-Said desarrollaría sus cualidades de hombre de Estado compaginando el refuerzo de las instituciones y de las fuerzas de seguridad del estado con una actitud negociadora con sus oponentes políticos. Por ejemplo, en el marco de la aún persistente rebelión en Dhofar, el sultán garantizó la amnistía a los rebeldes que aceptaran deponer las armas.

 

A su vez, Qaboos bin Said al-Said potenció programas de ayudas sociales y promovió un gran número de políticas de desarrollo, especialmente en materia de educación y sanidad (Rosselló Daniel, 2016). Una diferencia de Omán con sus vecinos es que las mujeres gozan de ciertos derechos desde hace años: pueden conducir, tener una cuenta bancaria, votar e incluso ser candidatas al Consejo Consultivo (Cámara Baja), lo que hace a este país ser uno de los más abiertos de la región. A pesar de ser una monarquía absoluta, en Omán hay dos cámaras legislativas. El Consejo Consultivo (Cámara Baja) que es elegida por sufragio y cuenta con 86 escaños; por otra parte, está el Consejo de Estado (Cámara Alta) que es elegido íntegramente por el sultán (rey) y cuenta con 85 escaños.

 

A pesar de contar con dos cámaras legislativas, el poder sigue concentrado en gran parte por el sultánAsimismo, en el campo económico, como sus vecinos, Omán es un territorio muy rico en petróleo, lo cual permite desarrollar una próspera economía. Asimismo, Mascate es el mayor productor de incienso del mundo y se encuentra en el estrecho de Ormuz, uno de los puntos más calientes del mundo ya que el 20 % del petróleo mundial pasa por allí todos los días (Sir Brais, 2020).

 

Durante los 50 años del mandato de Qaboos Bin Said (1970-2020), se ha promovido la integración de Omán tanto a nivel regional como mundial gracias en gran medida a la apertura económica del país, su pertenencia al Consejo de Cooperación del Golfo (GCC, por sus siglas en inglés), su adhesión a la Organización Mundial del Comercio en el año 2000, así como al esfuerzo de las autoridades en materia de política económica por orientar la economía del país a actividades que generan alto valor añadido, más allá de la explotación de los recursos disponibles de hidrocarburos (Garma Santander Christian, 2009). Pese a este gran progreso económico, la economía de Omán depende en gran medida del petróleo. El crudo representa más del 60 % de las exportaciones omaníes y se calcula que sus reservas podrían agotarse en pocos años (ICEX, 2014). 

 

Aparte de consolidar la estabilidad interna, manteniendo unos niveles de desarrollo y de crecimiento económico constantes, Omán se ha convertido en la gran potencia media del golfo Pérsico, posicionándose como un actor no interventor y, generalmente, neutral respecto a los conflictos de la región. El sultán Qaboos se aprovecharía de los vínculos forjados con otras naciones a lo largo de la rica historia del país. Asimismo, aprovechándose del carácter mayoritariamente ibadí de Omán, conseguiría mantenerse al margen de la brecha sectaria entre chiíes y suníes. Este cisma político-religioso dividiría la zona sobretodo después de 1979 con la revolución en Irán y especialmente a partir de la guerra Irán-Irak (1980-1989). Un claro ejemplo se plasmaría en la relaciones con su vecino, Irán. Pese que Omán forma parte del Consejo de Cooperación del Golfo, lleva a cabo operaciones militares conjuntas con el gobierno de Irán, y en septiembre de 2015 ambos países firmarían un acuerdo para instalar un gasoducto submarino para permitir la exportación de gas iraní a través de Omán. Asimismo, Mascate desempeñó un papel fundamental en las negociaciones del pacto nuclear con Irán.

 

Pese a que Omán no reconoce oficialmente al estado de Israel y participó en el boicot a este país durante gran parte del siglo xx, a partir de 1994 comenzó a establecer relaciones comerciales no oficiales y se congelarían desde 2000-2018 con el estallido de la segunda intifada. A finales de 2018, el primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, se reunió con el sultán Qaboos bin Said al Said. Después de esta visita, el ex ministro de exteriores omaní, Yusuf bin Alawi bin Abdullah, dijo que «Tal vez sea hora de que Israel sea tratado de la misma manera [que otros Estados] y también tenga las mismas obligaciones» (Paul Katie, 2018). Estas palabras causaron un gran revuelo en la región.

 

A todo esto se unen las buenas relaciones con EE. UU., reforzadas tras la implicación de Omán en el traslado de los presos a Guantánamo, habiendo sido el receptor principal de la transferencia de presos desde Oriente Medio hasta la cárcel caribeña. En este sentido, Mascate consiguió exitosamente la liberación de varios rehenes occidentales en Yemen y la liberación de varios estadounidenses presos en cárceles iraníes.

 

Tras los conflictos que desencadenarían las revueltas árabes, Omán hospedaría en muchas ocasiones las negociaciones de paz, por ejemplo, reuniones con representantes del régimen sirio o con líderes hutíes en Yemen, siendo el primer y único actor regional en proponer un plan de transición para lograr la paz en Yemen, no habiendo participado de la intervención armada liderada por Arabia Saudí y acogiendo a 5000 refugiados yemeníes (Rosselló Daniel, 2016). En 2017, Arabia Saudí, Emiratos Árabes Unidos (EAU) y Baréin (a los que se unió Egipto) cortaron relaciones diplomáticas, comerciales y de transporte con Qatar. Estos estados acusaban a Doha de actuar contra los intereses del CCG, de confabularse con Irán y de apoyar a grupos extremistas. Esta tensión todavía persiste, pero solo Kuwait y Omán no secundaron el bloqueo y han intentado mediar en esta disputa sin éxito todavía (Espinosa Ángeles, 2020). El régimen del sultán Qaboos ha demostrado una enorme capacidad de pragmatismo tanto a nivel interno, una gran adaptación ante las dinámicas regionales como en política internacional, manteniendo buenas relaciones con todos los estados de la región.

 

En enero de 2020, el sultán Qaboos moriría, y el cargo de sultán ha recaído en Haitham Bin Tariq Al Said. A nivel político, Haitham Bin Tariq Al Said se enfrenta al desafío de mantener a Omán como un país neutral, pacífico y próspero. Asimismo, el gobierno de Omán tiene que enfrentarse al reto de la corrupción o de crear al menos 45 000 empleos, considerando que casi el 40 % de la población tiene menos de 15 años (Rosselló Daniel, 2016).

 

A nivel económico, Omán sigue siendo un país muy dependiente del petróleo, el crudo representa más del 60 % de las exportaciones del país. Asimismo, desde 2014 los precios del petróleo han caído y con la actual crisis sanitaria provocada por el SARS-CoV-2, los precios del petróleo han marcado mínimos históricos. Por ende, Mascate, a través del programa Visión 2040, pretende centrar sus esfuerzos en la diversificación económica.

 

 

Mapa localización de la ciudad de Duqm y su localización geográfica cercana a las mayores rutas marítimas del mundo. Fuente: https://www.icis.com/explore/resources/news/2012/07/16/9577644/projects-oman-focuses-on-duqm-refinery-and-petrochemicals-project/

 

Uno de los proyectos de diversificación económica para el desarrollo de la Zona Económica Especial de DuqmHasta hace poco, Duqm era un pueblo de pescadores y poco más. No obstante, el gobierno de Omán está llevando un megaproyecto en la ciudad de Duqm. El objetivo es convertir a esta localidad en un gran puerto y centro de negocios internacional y poder rivalizar con Dubai y lograr diversificar la economía omaní hacia el turismo, la tecnología, entre otros sectores económicos. No obstante, habrá que esperar unos años para ver si Omán no solo consigue mantener su neutralidad y prosperidad en una región tan convulsa. Asimismo, solo el tiempo dirá si los proyectos de diversificación económica tendrán éxito en corto y medio plazo.

 

El régimen del sultán Qaboos ha demostrado una gran capacidad de resiliencia tanto a nivel interno como ante las dinámicas de la política internacional, sabiendo elegir a sus aliados tanto fuera como dentro de la región (Rosselló Daniel, 2016). Esto ha permitido que a Muscat se le acuñe la Suiza de Oriente MedioA pesar de todo, tras la muerte del sultán Qaboos a principios de 2020, el nuevo sultán Haitham Bin Tariq Al Said se enfrenta al reto de mantener al país neutral, próspero y al proyecto de la ciudad de Duqm que permita la diversificación económica del país. Los próximos años y décadas serán claves para determinar si la ciudad de Duqm será un éxito y si permitirá la supervivencia de Omán tal y como se conoce actualmente.

 

 

Bibliografía

 

  • Garma Santander, C. (2009). Omán, un ejemplo de desarrollo económico. Boletín de economía y negocios de Casa Árabe. Recuperado de http://www.casaarabe.es/~archivos/boletines/boletin_11/GarmaOman-BENCA11.pdf

  • Albiac, A. (2014). Repaso a las biografías de los autócratas derrocados tras la Primavera Árabe: Hosni Mubarak. Recuperado de https://elordenmundial.com/los-autocratas-derrocados-tras-la-primavera-arabe-hosni-mubarak/

  • Rosselló, D. (2016). Omán, la discreta potencia árabe. Recuperado de https://elordenmundial.com/oman-la-discreta-potencia-arabe/

  • Brais, S. (2020, mayo 27). Orán, la Suiza de Oriente Medio. [Entrada blog]. Recuperado de https://geopolitica21.wordpress.com/2020/05/27/oman-la-suiza-de-oriente-medio/

  • ICEX. (2014). Omán, diversificación contrarreloj. Recuperado de https://www.icex.es/icex/es/Navegacion-zona-contacto/revista-el-exportador/mundo/REP2014349513.html

  • Espinosa, A. (2020, junio 5). La crisis diplomática del Golfo entra en su cuarto año sin visos de solución. El País. Recuperado de https://elpais.com/internacional/2020-06-05/la-crisis-diplomatica-del-golfo-entra-en-su-cuarto-ano-sin-visos-de-solucion.html

 

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Please reload

Buscador

Entrevistas

Qué opinan las voces más destacadas sobre los asuntos más candentes.s

Series

Diversos temas tratados con mayor profundidad y extensión en formato de series de artículos monotemáticos

colabora.jpg

¿En desacuerdo con este artículo?

Si quieres quieres criticar o complementar este texto, si no compartes su perspectiva, no lo dudes, haznos tu propuesta a la redacción.

Please reload

Revista Libertalia

Filosofía y Humanidades

  • Twitter - Revista Libertalia
  • Facebook - Revista Libertalia
  • LinkedIn - Revista Libertalia
  • SoundCloud - Revista Libertalia

Revista Libertalia es un proyecto sin ánimo de lucro ni línea editorial centrado en la filosofía y las humanidades.

 

Nuestro objetivo es promover la reflexión seria y profunda entre gente joven de dentro y fuera de la academia, tratando los diversos temas de forma compleja, pero con un lenguaje claro y directo.

 

Si estás interesado en colaborar con nosotros no lo dudes, enviándonos tus textos; nuestro equipo estará a tu disposición para acompañarte en el proceso de edición y publicación;  o bien ayudándonos a financiarnos a través de Patreon. 

Recibe la Newsletter