El conflicto de Abjasia

28/08/2020

 Stanislav Kondratiev @technobulka

 

Abjasia es una república autónoma situada en el noroeste de Georgia. Declaró formalmente su independencia en 19991, y actualmente es reconocida como estado independiente por Rusia, Nicaragua, Venezuela y Nauru, aunque también ha sido reconocida en el pasado por Vanuatu y Tuvalu[1]. La actividad económica principal es la agricultura, aunque la minería, la producción de leña y el turismo en el lago Ritsa también son destacables[2]. Desde hace décadas, la región sufre un conflicto que aún no se ha resuelto. ¿Qué ha provocado el conflicto en Abjasia? ¿Cómo se ha desarrollado? ¿Qué actores juegan un papel en la situación y cuáles son sus intereses?

 

Los abjasios son un pueblo diferente al georgiano. En el siglo VIII se fundó el Reino de Abjasia, que al poco tiempo pasó a ser parte del Reino de Georgia. Más tarde, en 1463, volvió a ser independiente, aunque en el siglo XVI pasó a estar bajo el mandato del Imperio Otomano. En 1810, Abjasia firmó un tratado con el Imperio Ruso a través del cual se convertía en un protectorado del último, aunque la región fue finalmente anexionada en 1864. En marzo de 1921, al principio de la Unión Soviética, Abjasia se convirtió en una República Socialista Soviética, aunque en diciembre del mismo año pasó a ser parte de la Federación Transcaucásica junto con las RSS de Georgia, Azerbaiyán y Armenia[1]; de todas formas, se promovía una cierta autonomía regional. En 1931, las políticas de Stalin y Beria, más centralistas y enfocadas en la rusificación, provocaron que Abjasia pasara a ser parte de la RSS de Georgia como RSS Autónoma. En consecuencia, parte del pueblo abjasio promovió un movimiento de resistencia independentista que fue reprimido por las autoridades georgianas [3]. Más tarde, en 1936, la Federación Transcaucásica se disolvió. Como consecuencia del antiregionalismo de Stalin, los puestos de liderazgo de la región pasaron a ser ocupados por georgianos, el idioma abjasio fue gradualmente eliminado de las escuelas y se forzó su escritura en caracteres georgianos [3]. Durante esa época sucedió el llamado proceso de “Kartvelianización”, que consistió en una asimilación de la población local y una ola de inmigración georgiana a la región. En consecuencia, la proporción de étnicamente abjasios en la zona pasó de ser el 27.8% en 1926 al 15.1% en 19593.

 

Sin embargo, cuando murió Stalin, las políticas de Des-Stalinización de Khruschev favorecieron a Abjasia. Se cree que la mejora de la relación entre Rusia y Abjasia fue a causa de Vladimir Ardzinba, líder del movimiento independentista abjasio. Este político tenía una relación cercana con Primakov, el ministro de exteriores ruso. Algunos historiadores creen que Rusia empezó a apoyar el movimiento abjasio para evitar que los resortes vacacionales de la región cayeran en manos de los georgianos, en un momento en que la Unión Soviética empezaba a decaer [3]. Aunque no se concedió la independencia a Abjasia, se les otorgó más poder de decisión en sectores como la educación y la distribución económica, hasta entonces impuestos por el partido georgiano [3]. El idioma abjasio fue reconocido en 1954 [3], se empezaron a promover los programas de televisión y los libros en abjasio, se estableció una Universidad Estatal de Abjasia y se empezó a invertir más dinero en la zona. En 1989, las instituciones localmente elegidas contaban con un 40% de abjasios y los puestos de poder ejecutivo locales contaban con un 50%, aunque la región solo contara con un 17.7% de población abjasia [3].

 

Aunque Rusia concedió mucha más autonomía al pueblo abjasio, ni los abjasios ni los georgianos estaban satisfechos, ya que no se cumplían las demandas absolutas de ningún lado [3]. Los abjasios pedían la independencia, y los georgianos la introducción de su idioma en toda Georgia y la abolición de todas las regiones autónomas [3]. El 9 de abril de 1989, Georgia terminó definitivamente la buena relación con Rusia. Las tropas soviéticas reprimieron las manifestaciones independentistas y anti-Abjasias georgianas, causando veinte muertos y cientos de heridos. A consecuencia de ello, la República Socialista Soviética dejó de tener afinidad con la Unión Soviética [3].

 

A principios de la década de los 90 Abjasia declaró que era una RSS diferente de Georgia pero en un principio llegó a ponerse de acuerdo con Georgia para compartir poder en el gobierno [1]. De todas formas, las tensiones escalaron y en 1992, Georgia intentó invadir Abjasia alegando que era para rescatar al Ministro de Interior georgiano, que había sido secuestrado y supuestamente era retenido en la zona. Durante el conflicto se dieron asesinatos, secuestros y violaciones a civiles, y finalmente unas 200,000 personas huyeron de la región [3]. Los rebeldes abjasios derrotaron a las fuerzas georgianas en 1993 con sustancial ayuda de Rusia y rebeldes chechenos, y un alto al fuego liderado por los rusos se formalizó en 1994, en el llamado Acuerdo de Moscú. En éste, los rusos se comprometían a mandar tropas a Abjasia para preservar la paz mientras que los georgianos debían retirarse de la región y otorgarle más autonomía [3]. Los georgianos, ante la derrota que habían sufrido, tuvieron que aceptar el trato. Sin embargo, en 1998, el presidente de Georgia propuso enviar una operación de mantenimiento de paz de las Naciones Unidas, pero Rusia lo vetó, alegando que “solo las tropas de la Comunidad de Estados Independientes son aceptables para esta misión” [4].

 

Abjasia seguía siendo una zona hostil, ya que el movimiento independentista seguía presionando con fuerza y la tensión con Georgia crecía poco a poco, además de que otros actores empezaron a influenciar el conflicto; por ejemplo, las Naciones Unidas forzaron que la población georgiana de la región que había huido volviera a Abjasia [3]. En 1999 la independencia fue formalmente declarada [1], cosa que intensificó la tensión en la zona. Georgia acusaba a Rusia de apoyar a los separatistas, ya que además de la presencia militar rusa en Abjasia, más de la mitad de los abjasios contaba con la nacionalidad rusa [1]. En 2004, Mikheil Saakashvii fue elegido presidente de Georgia, siendo su principal promesa electoral la de unificar el país [5]. Se dieron algunas ofensivas, como por ejemplo en 2006, cuando Georgia invadió la zona abjasia de Kodori Gorge [1]. Finalmente, en agosto de 2008 estalló la “Guerra de los Cinco Días”. Georgia bombardeó y atacó la región independentista de Osetia del Sur, la violencia se extendió hacia Abjasia y Rusia mandó más tropas a la zona. El conflicto fue breve pero provocó que Georgia cortara relaciones diplomáticas con Rusia, que reconoció a Abjasia como estado independiente, movimiento que fue condenado por las naciones occidentales, la Unión Europea y la OTAN [3]. Abjasia permitió que Rusia tomara el control sobre sus fronteras, trenes, aeropuerto y bases militares [3]. Desde entonces, la región cuenta con dos bases militares rusas [3]. Francia propuso un alto al fuego a Rusia, pero no funcionó [3]. Los Estados Unidos declararon que las acciones de Rusia eran un “intento ilegítimo y unilateral de cambiar las fronteras de Georgia a la fuerza” [4]. El presidente ruso, Medvedev, declaró que, aunque Rusia no buscaba el aislamiento político, no podía aceptar un orden mundial en el que los Estados Unidos tomaran las grandes decisiones [4]. Las tensiones a causa del conflicto continuaron. En 2010, Rusia desplegó misiles antiaéreos S-300 en la región para “defender Abjasia y Osetia del Sur”. Las elecciones de 2014 en Abjasia fueron declaradas ilegales por Georgia y la UE.

 

Es importante analizar qué actores juegan un papel en el conflicto actual en Abjasia. Podríamos describir dos grandes bloques, el que apoya a Georgia y el que apoya a Abjasia. El primero comprende principalmente a actores “occidentales”; los Estados Unidos, la Unión Europea, la OTAN y las Naciones Unidas. El segundo lo conforman Rusia y algunos aliados que han reconocido a Abjasia como estado independiente; Nicaragua, Venezuela y Nauru [6]. Mientras Rusia controla militarmente Abjasia, Georgia intenta aproximarse a occidente para reconquistar la región y ganar influencia en la Unión Europea. El “bloque occidental”, por su parte, ha continuado influyendo en el conflicto. Los Estados Unidos han entrenado y armado a las tropas georgianas- por ejemplo, mediante el Programa de Entrenamiento y Equipamiento Georgiano desde 2002[7]-, además de haber declarado firmemente su desacuerdo con la posición rusa. La Unión Europea también ha condenado las acciones de Rusia y ha enviado observadores desarmados a la zona para asegurarse de que los derechos humanos no son violados [8]. La OTAN ha expresado su deseo de “llevar la prosperidad y seguridad al Sur del Cáucaso” [5]. Finalmente, las Naciones Unidas rechazan el derecho a la autodeterminación de Abjasia por el hecho de ser una minoría en la región[5]. La institución ha desplegado una misión de observación en Georgia (UNOMIG) para controlar el conflicto a la vez que intenta resolverlo por la vía diplomática a través del Proceso de Ginebra, en el que se reúnen Francia, Alemania, Rusia, el Reino Unido y los Estados Unidos [5].

 

Tanto Rusia como los países occidentales tienen un interés específico en el Sur del Cáucaso. Rusia necesita mantener sus esferas de influencia tradicionales, que sirven como escudo contra los países occidentales. Georgia, además, aleja a Rusia de Iran y Turquía [6]. Rusia ha monopolizado la principal ruta energética que conecta Europa con Asia Central, la cual se encuentra en el norte del Cáucaso; que los países occidentales tuvieran mayor accesibilidad al sur del Cáucaso como ruta energética supondría una pérdida económica considerable para Rusia [6], ya que actualmente ya cuentan con un cierto acceso gracias al oleoducto que va de Bakú al Mar Negro [9]. Finalmente, Abjasia es rica en recursos; cuenta con algo de petróleo y gas, minerales y potencial hidroeléctrico. Por su parte, las instituciones y estados occidentales intentan ganar influencia en la zona para depender en menor medida de Rusia y Oriente Medio. Sería de gran interés para ellos crear un corredor energético alternativo desde Asia Central, donde se encuentran grandes cantidades de recursos, hasta Europa. Además, el Sur del Cáucaso es una posición estratégica para controlar Irán y el Mar Negro [6].

 

En conclusión, el conflicto actual va más allá del nivel local, ya que implica una discrepancia entre Rusia y “occidente”. Una de las posibles razones por las que Rusia permite que se prolongue el conflicto es que de esa manera evita que Georgia se convierta en un país políticamente estable, cosa que favorecería el acercamiento del país a la Unión Europea y a las instituciones occidentales, dejando a Rusia a una frontera de éstas [10]. Además, Rusia quiere evitar que la ruta energética sea controlada por occidente por las razones que hemos expuesto previamente. Éste es uno de los conflictos más duraderos de la era post-soviética, y ha causado la expulsión de 250,000 Georgianos de Abjasia y la muerte de entre 4,000 y 15,000 personas según la ONU y la OSCE [11]. Los costes humanos son muy elevados, además de la creciente tensión entre potencias a consecuencia de éste. Por ahora, el conflicto perdura a causa de la lucha de diversos actores por intereses militares y energéticos; Abjasia sigue siendo uno de los escenarios de la competición entre Rusia y Occidente por el antiguo territorio soviético, quizás comparable a los conflictos territoriales en Ucrania y las disputas políticas actuales en Bielorrusia.

[1] Map: Which Countries Recognized Abkhazia and South Ossetia in 2018?. (2018). Retrieved 1 May 2020, from https://www .polgeonow .com/2018/12/map-who-recognizes-abkhazia-and-south-ossetia.html

 

[2] The Editors of Encyclopaedia Britannica. (2020). Abkhazia. In Encyclopaedia Britannica.

 

[3] Chumburidze, D. (2010). ETHNIC CONFLICT IN ABKHAZIA - INTERNATIONAL. Retrieved 1 May 2020, from https://sites.google.com/site/georgiaconfliqt/home/ethnicconflictinabkhazia

 

[4] “Comunidad de Estados Independientes (CEI): Organización gubernamental fundada el 8 de diciembre de 1991, compuesta por las antiguas repúblicas soviéticas y, en cierta forma, sucesora parcial de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS)” extraído de: Alcántara, H., 2018. Comunidad de Estados Independientes. In: leyderecho.org. https://leyderecho.org/comunidad-de-estados-independientes/.

 

[5] BBC NEWS. (2008). Q&A: Conflict in Georgia. Retrieved from http://news.bbc.co.uk/2/hi/europe/7549736.stm

 

[6] German, T. (2006). Abkhazia and South Ossetia: Collision of Georgian and Russian Interests. Paris: IFRI.

 

[7] De Haas, M. (2006). Current Geostrategy in the South Caucasus. PINR. Retrieved from https://www .clingendael.org/sites/default/files/pdfs/20061222_cscp_online_dehaas.pdf

 

[8] Fischer, S. (2010). The EU’s non-recognition and engagement policy towards Abkhazia and South Ossetia. Brussels: European Union Institute for Security Studies. Retrieved from https://www .iss.europa.eu/sites/default/files/EUISSFiles/NREP_report.pdf

 

[9] Bonet, P., 2007. El oro negro que viene. El País, [online] Available at: <https://elpais.com/diario/2007/04/29/negocio/1177851142_850215.html> [Accessed 24 August 2020].

 

[10] Avdaliani, E. (2020). Russia Might Change its Tactics in Abkhazia, but not its Strategy. RIDL. Retrieved from https://www .ridl.io/en/russia-might-change-its-tactics-in-abkhazia-but-not-itsstrategy/

 

[11] Ryan, J. and Mullen, C., 1997. UNPO Yearbook 1997. The Hague: Kluwer Law International.

 

 

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Please reload

Buscador

Entrevistas

Qué opinan las voces más destacadas sobre los asuntos más candentes.s

Series

Diversos temas tratados con mayor profundidad y extensión en formato de series de artículos monotemáticos

colabora.jpg

¿En desacuerdo con este artículo?

Si quieres quieres criticar o complementar este texto, si no compartes su perspectiva, no lo dudes, haznos tu propuesta a la redacción.

Please reload

Revista Libertalia

Filosofía y Humanidades

  • Twitter - Revista Libertalia
  • Facebook - Revista Libertalia
  • LinkedIn - Revista Libertalia
  • SoundCloud - Revista Libertalia

Revista Libertalia es un proyecto sin ánimo de lucro ni línea editorial centrado en la filosofía y las humanidades.

 

Nuestro objetivo es promover la reflexión seria y profunda entre gente joven de dentro y fuera de la academia, tratando los diversos temas de forma compleja, pero con un lenguaje claro y directo.

 

Si estás interesado en colaborar con nosotros no lo dudes, enviándonos tus textos; nuestro equipo estará a tu disposición para acompañarte en el proceso de edición y publicación;  o bien ayudándonos a financiarnos a través de Patreon. 

Recibe la Newsletter