El Reino de Jordania en la Guerra Civil Siria

10/05/2020

Yuliya Kosolapova @yuli_superson

 

Introducción

 

Desde el estallido de la Guerra Civil Siria, la atención académica y mediática ha centrado su análisis geopolítico en el papel, principalmente, de actores regionales como Arabia Saudita, Irán, Israel y más recientemente Turquía. De todos los actores del Levante, Jordania se ha quedado parcialmente fuera del análisis. Teniendo una larga frontera con Siria, un número considerable de refugiados sirios, habiendo albergado instalaciones de entrenamiento de rebeldes y habiendo llevado a cabo ataques aéreos en Siria, es razonable argumentar que Jordania ha sido un actor importante en el desarrollo del conflicto. Como tal, debemos analizar su comportamiento con respecto a la Guerra Civil Siria.

 

La Guerra Civil Siria es un conflicto con una miríada de marcos geopolíticos interconectados, actores y conflictos. Desde la diversidad de actores estatales involucrados (Rusia, Estados Unidos, Arabia Saudita, Irán, Turquía, Irak, Líbano, Jordania, Qatar, Israel...) hasta el número de actores no estatales (DAESH, las decenas de grupos dentro del Ejército Sirio Libre, Al-Nusra, Hezbollah, el Kurdistán sirio, las milicias chiíes iraníes, etc.) a la cantidad de conflictos con los que se entrecruza (Arabia Saudita contra Irán, Turquía contra los kurdos, Rusia contra Estados Unidos, Israel contra Irán, Arabia Saudita contra Qatar; pero también el régimen sirio contra manifestantes prodemocráticos, islamistas yihadistas contra islamistas moderados, secularistas contra islamistas moderados...), es realmente un conflicto que involucra no sólo a la región, sino a todos los actores más grandes del mundo.

 

 

Situación geopolítica

 

Vamos a analizar el papel de Jordania en la guerra civil Siria usando 5 dimensiones de análisis geopolítico. En primer lugar, configuración geográfica y recursos Naturales. Jordania es un país bastante pequeño situado en una zona clave del Cercano Oriente, en la encrucijada entre África, Asia y Europa. Situada entre dos de las principales potencias de la región, su situación geopolítica está muy influenciada por estos dos conjuntos de influencias: Arabia Saudita y los Estados del Golfo, por un lado, e Israel por el otro.

 

Jordania es un país sin litoral, a excepción de una pequeña porción de costa alrededor del vital puerto de Aqaba, en el Mar Rojo. La mayor parte del país forma parte de un bioma desértico o montañoso, y sólo el 10% de la tierra es cultivable a lo largo del Valle del Jordán; esto, junto con una presencia bastante escasa de otros recursos naturales, hace que Jordania dependa mucho de otros países para su supervivencia: las únicas exportaciones jordanas de recursos naturales son los fosfatos y la potasa. También sufre de una falta crónica de agua, que debe obtener de Israel, y de una falta de hidrocarburos, que obtiene principalmente de los Estados del Golfo.

 

En segundo lugar, factores económicos. Esta dimensión de análisis está muy permeada por la primera. La economía de Jordania depende mucho de las importaciones, la ayuda extranjera y el turismo; tiene unos 12.000 millones de dólares de déficit en la balanza comercial. A pesar de que es catalogada como una economía de "ingreso medio-alto" por el Banco Mundial, Jordania es una de las economías más pequeñas del Levante, teniendo unas altas tasas de pobreza y desempleo en términos comparado. Esto hace que Jordania sea muy vulnerable económicamente y susceptible a la presión de los países de los cuales importa materias primas y de los países que aportan inversiones o ayudas económicas. Esto ha condicionado la política exterior jordana, que a menudo se ha adaptado a los deseos de estos países.

 

Las reformas económicas que el país ha llevado a cabo han estado íntimamente ligadas a la agitación interna y la inestabilidad política doméstica, especialmente durante la primavera árabe de 2011. Muchos en el país habían estado presionando para obtener una reforma económica, lo que obligó al gobierno a aumentar el gasto social, y esto hizo que el presupuesto fuera aún más deficitario. Esto sólo pudo sostenerse debido al apoyo económico de Estados Unidos y los Estados del Golfo y a los extensos préstamos del FMI. Estos préstamos vinieron condicionados a otra oleada de reformas económicas muy impopulares que aumentaron aún más la inestabilidad política. El Gobierno jordano ha podido contener estas demandas de cambio utilizando la guerra civil siria, usando la afluencia de refugiados para recordar a los manifestantes las posibles consecuencias de una “primavera jordana”.

 

Tercero, demografía. Jordania no era un país densamente poblado antes de 1948, lo que significó que la inmensa afluencia de palestinos que fueron desplazados de sus tierras durante la fundación del Estado de Israel y se convirtieron en ciudadanos jordanos inmediatamente significó que los palestinos fueran una parte sustancial de la población jordana. Esto se agravó por la subsiguiente llegada de refugiados palestinos después de la Guerra de los Seis Días de 1967 al país. Esta situación, además de poner más presión sobre los recursos del país, hizo que conflicto Israel-Palestina tuviera un papel central en la política jordana.

 

Esta situación se agravó a partir de 2011, cuando cientos de miles de refugiados de la guerra civil siria comenzaron a buscar refugio en Jordania (alcanzando un máximo de 1,4 millones en 2013). Estas tensiones demográficas y políticas han hecho emerger los defectos en las estructuras democráticas jordanas, la solidez de su identidad nacional, su cohesión social, la falta de confianza en las instituciones y la marginación de grandes segmentos de la sociedad jordana.

 

En cuarto lugar, las estrategias de los actores involucrados.  Jordania ha tenido una sólida y duradera alianza con los Estados Unidos de América, en la que Jordania ha demostrado ser uno de los aliados más fiables que Estados Unidos tiene en la región, y Estados Unidos ha proporcionado amplias ayudas económicas como avales de préstamos y paquetes de asistencia económica y militar. Esta alianza estratégica trasciende la dimensión política -donde el rey Abdullah tiene una muy buena relación con los poderes ejecutivo y legislativo de EEUU- ya que también existe una cooperación y una confianza muy estrechas entre los ejércitos y las agencias de inteligencia de Estados Unidos y Jordania.

 

También tiene una estrecha relación con los países del Consejo de Cooperación del Golfo (CCG), cuya importancia sólo es empequeñecida por la de los Estados Unidos. También proporcionan una enorme fuente de financiación para el gobierno jordano, a cambio de que Jordania coopere económica y militarmente con ellos y los grupos que apoyan, lo que incluye ayudar en la lucha de Arabia Saudita y los EAU contra los Hermanos Musulmanes.

 

Jordania ha tenido, históricamente, tensas relaciones con Siria. Uno de los temas de contención ha sido la cuestión palestina, en la que Jordania tradicionalmente adoptó una postura más moderada que Siria. Algunos de los enfrentamientos entre los dos países ocurrieron cuando Jordania reprimió a los palestinos en Jordania a principios de la década de 1970 y también después de la no denuncia de los Acuerdos de Camp David por parte de Jordania en 1978. Otros temas de contención entre las dos naciones levantinas incluyen el acercamiento entre Jordania e Irak durante la década de 1980 y el supuesto apoyo de Jordania a los Hermanos Musulmanes, organización que trató de derrocar al régimen de Al-Assad.

 

Durante la primavera árabe, cuando la agitación política y la amenaza de una insurrección de los Hermanos Musulmanes en Jordania amenazaron al régimen, el gobierno de Al-Assad fue acusado de espiar e infiltrarse en la frontera jordana. Esta tensión se intensificó después de empezar la guerra civil siria, no terminando en un conflicto armado entre los dos países únicamente debido los intereses económicos compartidos. De hecho, para Jordania "it was a choice between supporting a rival aggressive regime whose actions often compromised Jordan's national security, or backing the rebels, whose prospects of overthrowing the Syrian regime did not seem very promising. In the face of the unknown, the king chose to avoid entanglements and maintain the role of "honest broker" in the conflict." (Abadi 2014)

 

 

Jordania y la guerra

 

¿Cuáles son, entonces, los objetivos de Jordania en el contexto de la guerra civil siria? Pues, por un lado, que Jordania pueda mantener su posición en la región y su propia seguridad requiere tener una relación continuada con potencias como los Estados Unidos y el CCG, quienes pueden proporcionar los recursos que necesita Jordania para sostenerse económicamente. Estos actores, como se ha explicado, condicionan su ayuda a obtener la cooperación de Jordania para lograr sus propios objetivos de política exterior.

 

La intervención estadounidense en la guerra civil siria, sin llegar a una intervención militar directa, consistió en varios aspectos. Entre ellos se encuentra la formación, financiación y ayuda de varios grupos armados de la oposición siria dentro del Ejército Sirio Libre, así como de las milicias kurdas y, después de 2014, la formación de una coalición internacional para luchar contra DAESH a través, aunque no sólo, de una extensa campaña de bombardeos aéreos.

 

La posición de Arabia Saudí y el CCG con respecto a la Guerra Civil Siria ha ido variando, pero siempre ha girado en torno ala "guerra fría intraislámica" entre Arabia Saudí e Irán. Esto consistió, al principio, en proporcionar dinero y armamento a grupos afiliados al FSA. Rápidamente surgió un enfrentamiento entre Arabia Saudí y Qatar con respecto a los grupos afiliados a los Hermanos Musulmanes en Siria, donde Qatar comenzó a financiarles y Arabia Saudí luchó activamente contra ellos. Arabia Saudí decidió entonces crear el Ejército del Islam, una organización que agrupaba más de 50 grupos salafistas no afiliados a Al-Qaeda o DAESH. A partir de 2014, Arabia Saudí volvió a apoyar a las fuerzas más seculares bajo el FSA, y a partir de 2015, comenzó a apoyar a los Hermanos Musulmanes en Siria e incluso a Al-Nusra (afiliada con Al-Qaeda).

 

La política jordana respecto el conflicto sirio ha consistido en un equilibrismo entre dos lógicas enfrentadas. En primer lugar, Jordania trata de limitar el contagio de la guerra civil siria al territorio y a la sociedad jordana. Esto es clave, porque, como se explicó anteriormente, un reavivamiento de la agitación política en Jordania sería bastante fácil, y la multitud de grupos rebeldes armados con multitud de ideologías y objetivos diferentes junto a su frontera convierte esto en aún más probable y peligroso.

 

En segundo lugar, Jordania debe mantener sus alianzas internacionales con los Estados Unidos y los países del CCG. Estos países, como se ha explicado anteriormente, han tratado de alimentar la guerra civil siria ayudando a uno de los bandos. Al principio, Jordania se mostró reacia a ayudar a los rebeldes para derrocar al régimen sirio (que es coherente con la primera lógica de acción, véase más arriba), manteniendo su frontera cerrada a los rebeldes en el frente sur, pero prevaleció otro mandato geopolítico: "such is Jordan’s need to replenish its depleted coffers and so great its fear of popular discontent that in return for increased financial aid it is increasingly bowing to Saudi pressure to open its borders to rebel supplies" (Pelham 2013).

 

Las influencias extranjeras han obligado a Jordania a seguir esta segunda lógica de acción. Por ejemplo, Jordania ha acogido el Centro de Operaciones Militares (MOC), que fue creado en 2013 por actores regionales e internacionales para coordinar y apoyar a las fuerzas del FSA en el sur de Siria. Esto fue contrario a los intereses comerciales libaneses, sirios y jordanos, ya que el FSA en 2015 tomó el paso fronterizo de Nasib, el último cruce fronterizo abierto entre Jordania y Siria, que constituía un vínculo económico vital entre los tres países antes mencionados: "Its seizure […] will have negative economic consequences for both the Syrian regime and Jordan, which shows that Jordan is prioritizing its politics over its economy" (Haid 2015).

 

Jordania también participó en la campaña de bombardeos aéreos contra DAESH en 2014, que se intensificó fuertemente cuando un piloto de la Fuerza Aérea Jordana fue capturado y ejecutado por DAESH, lo que provocó una serie de ataques aéreos de represalia llamados Operación Mártir Muath. Jordania, ante la insistencia de Arabia Saudí, también ha acogido instalaciones dedicadas al entrenamiento de miles de rebeldes sirios para ser enviados al frente sur de la guerra de Siria.

 

En 2015, sin embargo, se produjo un cambio de dirección en la política Jordana respecto a la guerra de Siria, en línea con la primera lógica de acción. Comenzó a recortar su apoyo al FSA en el sur de Siria por preocupaciones sobre su propia seguridad. Jordania "fears the possibility that Damascus could fall and the United States will not ensure that forces hostile to Jordan do not take over the capital, or at least protect Jordan from such hostile forces […] Jordan is containing the crisis at its doorstep in the only way it can, but in doing so it has settled the fate of the south" (Sadaki 2016). Poco después, con la intervención rusa en Siria y la probabilidad decreciente de una victoria rebelde, Jordania y Rusia acordaron coordinar sus operaciones militares, lo que condujo a un desmoronamiento de los rebeldes en el frente sur: "rather than trying to counter-escalate, the Jordanian government opted for damage control and reached out to Moscow to secure an informal truce along the border" (Lund 2017). Esta situación fue reconocida más tarde por los Estados Unidos cuando llegaron a un acuerdo para un alto el fuego con Rusia.

 

Con DAESH ya sin controlar partes significativas de Siria y la guerra civil extinta o congelada en el sur de Siria, la posición de Jordania se ha estabilizado desde los últimos años.

 

 

Conclusión

 

Teniendo en cuenta que el objetivo de Jordania era el de mantener su propia seguridad y estabilidad, se puede argumentar que hicieron un buen trabajo. A pesar de que tuvieron que navegar a través de lógicas de acción enfrentadas y a menudo incompatibles, lograron su objetivo principal. Jordania no sólo obtuvo préstamos extensos y ayuda de sus aliados y el FMI para estabilizar su economía, sino que evitó cualquier agitación política doméstica significativa. También evitó cualquier ataque de los grupos armados que operan en Siria utilizando su propio ejército, así como la asistencia de sus aliados.

 

Esta situación, sin embargo, podría ser insostenible en el futuro, porque a medida que vaya acabándose la guerra civil siria, ésta ya no servirá como excusa para no promulgar las reformas que los jordanos quieren. Para evitar tener que realizar este equilibrismo entre las presiones internas y las alianzas externas, Jordania debe reformar su sistema político y su economía para tener una menor dependencia de los Estados Unidos y el CCG. De hecho, "Jordan can leverage its many friends to weather the storm from the Syrian civil war, but with no end in sight for that conflict, Abdullah also must retain his own stated reform priorities to maintain the country’s long-term stability" (Fishman 2014).

 

  • Abadi, Jacob. 2014. “The Impact of the Syrian Civil War on Syrian-Jordanian Relations.” Turkish Review 4(2): 162–68.

 

  • Blanga, Yehuda U. 2017. “Saudi Arabia’s Motives in the Syrian Civil War.” Middle East Policy 24(4): 45–62.

 

  • Brand, Laurie A. 1995. Jordan’s Inter-Arab Relations : The Political Economy of Alliance Making. New York: Columbia university press.

 

  • CIA. 2020. “Jordan.” The World Factbook. https://www.cia.gov/library/publications/the-world-factbook/geos/jo.html.

 

  • Csurgai, G. 2020. “Main Components of Geopolitical Analysis.” In Geopolitics and International Relations: Grounding World Politics Anew, Leiden: Brill Academic Publishers, 1–50.

 

  • Dean, Sidney E. 2015. “US Syria Policy: Too, Little, Too Late, or Wise Restraint?” Hampton Roads International Security Quarterly 5.

 

  • Fishman, Ben. 2014. “Jordan: Caught in the Middle Again.” Survival 56(6): 39–48.

 

  • Frankel, Joseph, and Kenneth N. Waltz. 1979. Theory of International Politics. Reading, Massachusetts: Addison-Wesley Publishing Company.

 

  • Haid, Haid. 2015. “The Southern Front: Allies without a Strategy.” Heinrich Böll Stiftung. https://lb.boell.org/en/2015/08/21/southern-front-allies-without-strategy.

 

  • Harris, Gardiner. 2017. “U.S., Russia and Jordan Reach Deal for Cease-Fire in Part of Syria.” New York Times. https://www.nytimes.com/2017/07/07/us/politics/syria-ceasefire-agreement.html.

 

  • Hayajneh, Mohammed Bani Salameh; Ayman. 2019. “How Jordan Can Cope: The End of the Syrian Civil War.” Middle East Quarterly 26(3).

 

  • Lund, Aaron. 2017. “Crossing, Opening Soon: The Story of a Syrian-Jordanian Border.” The Century Foundation. https://tcf.org/content/commentary/opening-soon-story-syrian-jordanian-border-crossing/?session=1.

 

  • Mearsheimer, John J. 1994. “The False Promise of International Institutions.” International Security 19(3): 5–49.

 

  • Muasher, Marwan. 2013. “Reform in Jordan: After the Vote.” Carnegie Endowment For International Peace. https://carnegieendowment.org/2013/01/28/reform-in-jordan-after-vote-pub-50759.

 

  • Pelham, Nicolas. 2013. “Sliding into the Fray: Jordan and Israel in the Syrian Conflict.” Norwegian Center for Conflict Resolution. https://noref.no/Publications/Regions/Syria/Sliding-into-the-fray-Jordan-and-Israel-in-the-Syrian-conflict.

 

  • Raddatz, Martha. 2014. “Airstrikes ‘Successful’ Against ISIS Targets in Syria, US Military Says.” Abc News. http://abcnews.go.com/International/us-airstrikes-syria/story?id=25686031.

 

  • Sadaki, Youssef. 2016. “The MOC’s Role in the Collapse of the Southern Opposition.” Atlantic Council. https://www.atlanticcouncil.org/blogs/syriasource/the-moc-s-role-in-the-collapse-of-the-southern-opposition/.

 

  • Salameh, Mohammed T. Bani, and Samid A. Darawsheh. 2018. “Human Rights in the Jordanian Constitution: Between Theoretical Texts and Practical Application.” International Journal of Human Rights and Constitutional Studies.

 

  • Sayigh, Yezid. 2013. “Unifying Syria’s Rebels: Saudi Arabia Joins the Fray.” Carnegie Middle East Center. https://carnegie-mec.org/2013/10/28/unifying-syria-s-rebels-saudi-arabia-joins-fray-pub-53436.

 

  • Times, The Jordan. 2015. “Armed Forces Launches ‘Operation Martyr Muath.’” The Jordan Times. http://www.jordantimes.com/news/local/armed-forces-launches-operation-martyr-muath’.

 

  • World Bank. 2018. “Country Profile: Jordan.” World Development Indicators. https://data.worldbank.org/country/jordan.

 

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Please reload

Buscador

Entrevistas

Qué opinan las voces más destacadas sobre los asuntos más candentes.s

Series

Diversos temas tratados con mayor profundidad y extensión en formato de series de artículos monotemáticos

colabora.jpg

¿En desacuerdo con este artículo?

Si quieres quieres criticar o complementar este texto, si no compartes su perspectiva, no lo dudes, haznos tu propuesta a la redacción.

Please reload

Revista Libertalia

Filosofía y Humanidades

  • Twitter - Revista Libertalia
  • Facebook - Revista Libertalia
  • LinkedIn - Revista Libertalia
  • SoundCloud - Revista Libertalia

Revista Libertalia es un proyecto sin ánimo de lucro ni línea editorial centrado en la filosofía y las humanidades.

 

Nuestro objetivo es promover la reflexión seria y profunda entre gente joven de dentro y fuera de la academia, tratando los diversos temas de forma compleja, pero con un lenguaje claro y directo.

 

Si estás interesado en colaborar con nosotros no lo dudes, enviándonos tus textos; nuestro equipo estará a tu disposición para acompañarte en el proceso de edición y publicación;  o bien ayudándonos a financiarnos a través de Patreon. 

Recibe la Newsletter