Pobreza: Mitos y realidades sobre la pobreza en España

28/02/2020

 

Es muy común leer en medios de comunicación, escuchar en radio o ver en televisión que en España hay en torno a un 20% o 30% de personas en situación de pobreza, una situación que de ser así sería bastante preocupante y sobre la cual se deberían tomar medidas de forma urgente ya que estaríamos hablando de que casi 15 millones de personas son pobres en nuestro país.

 

Cuando hablamos de pobreza hay que tener presente y bien claro que no es lo mismo "estar en pobreza" que "estar en riesgo de pobreza", y que dentro del propio apartado de "estar en riesgo de pobreza" tenemos que ver las condiciones que se han de dar para que esta gente acabe cayendo en una situación de pobreza. Como veremos, se pueden dar varias combinaciones para que, según las estadísticas, una persona pueda ser considerada pobre o no.

 

¿Qué condiciones se tienen que dar para que una persona esté en riesgo de pobreza?

 

Según el indicador AROPE (At Risk Of Poverty and/or Exclusion) que es el método utilizado para medir la situación de pobreza, una persona estará en riesgo de pobreza y/o exclusión social siempre y cuando esté incluida en 1 de estas 3 categorías, a saber:

 

-Personas que viven con bajos ingresos (60% de la mediana del ingreso equivalente o por unidad de consumo en el año anterior a la entrevista).

 

-Personas que sufren privación material severa (4 de los 9 ítems definidos):

 

1) No puede permitirse ir de vacaciones al menos una semana al año.
2) No puede permitirse una comida de carne, pollo o pescado al menos cada dos días.
3) No puede permitirse mantener la vivienda con una temperatura adecuada.
4) No tiene capacidad para afrontar gastos imprevistos (de 650 euros).
5) Ha tenido retrasos en el pago de gastos relacionados con la vivienda principal (hipoteca o alquiler, recibos de gas, comunidad...) o en compras a plazos en los últimos 12 meses.
6) No puede permitirse disponer de un automóvil.
7) No puede permitirse disponer de teléfono.
8) No puede permitirse disponer de un televisor.
9) No puede permitirse disponer de una lavadora.

 

-Personas que viven en hogares con muy baja intensidad de trabajoPersonas de 0 a 59 años que viven en hogares en los que sus miembros en edad de trabajar lo hicieron menos del 20% de su potencial total de trabajo en el año anterior al de la entrevista (periodo de referencia de los ingresos). Se calcula el número de meses en los que los miembros del hogar han estado trabajando durante el año de referencia, y por otra parte el total de meses en los que teóricamente esos mismos miembros podrían haber trabajado. Se calcula el ratio y se determina si es inferior al 20%.

 

Por tanto, estas serían las tres variables que se tienen en cuenta a la hora de calificar a una persona o familia de estar en situación de pobreza, de riesgo de pobreza o de no estar en ninguna. Todo esto, como ya decimos, desde el punto de vista de ingresos, de carencia de según qué bienes de primera necesidad, etc. Para ver cómo funciona este sistema, pongamos un ejemplo:

 

Supongamos que, si una persona tiene unos ingresos de menos de 12.000€ (60% del salario mediano de España), pero no carece de ninguna de las condiciones posteriormente nombradas (carencia material severa o baja intensidad del trabajo), ya estaría en situación de riesgo de pobreza y/o exclusión social. De la misma manera, si los miembros (en edad de trabajar) de una familia no han trabajado todo el tiempo necesario para no ser incluidos en el tercer apartado y aunque no cumplan los otros dos requisitos, también estarían incluidas entre las personas en riesgo de pobreza y/o exclusión social. Tanto en estos dos ejemplos como en el resto de posibles situaciones, no se tiene en cuenta el patrimonio que pudieran tener estas familias o individuos, algo que a la hora de calificar a una persona o familia como “pobre” se debería tener en cuenta.

 

Como vemos, porque es algo que se repite en las tres categorías, el problema de la pobreza en España es fundamentalmente un problema de renta, es decir, las personas que están en riesgo de exclusión social y/o de pobreza estarían en esta situación en el momento en el que dejaran de percibir rentas del trabajo.

 

Obviamente, si una persona que no tienen ningún tipo de ahorro ni de patrimonio pierde su empleo quedará en una situación de pobreza, que con el tiempo y de no conseguir un nuevo empleo podría acabar sumergiéndose en una situación de pobreza severa, por lo tanto el problema fundamental es de la falta de empleo y los bajos salarios que tienen las capas más bajas de la sociedad.

 

Atendiendo a estas tres variables, y que con estar inmerso en 1 de estas 3 variables ya se puede decir que una persona o familia está en “riesgo de pobreza”, nos encontramos que en España hay un 26'1% (datos de 2018) de la población en situación de riesgo de pobreza y/o exclusión social.

 

Por tanto, el número de personas que estarían en riesgo de pobreza de perder su empleo y de no tener ningún tipo de ingresos (al margen de si tienen algún tipo de patrimonio o ahorro que les ayude a sobrellevar esta situación) que le ayudaran a paliar cualquiera de estas tres variables afectaría a casi 12 millones de personas en España. Por otro lado, aquellas personas que sufren carencia material severa, es decir, aquellas personas que cumplen 4 de los 9 ítems que se han mencionado anteriormente, significarían el 5'4% de la población, es decir, en torno a 2'5 millones de personas en España.

 

Con lo cual, vemos que si bien es verdad que hay mucha gente que se podría ver incluida en situación de riesgo de pobreza (por falta de ingresos del trabajo, fundamentalmente) no es tanta la parte de la población que sufre carencia material severa. Esto no quiere decir que no tenga ningún tipo de importancia que haya gente que sufra la pobreza, todo lo contrario, hay que combatir esta lacra y sacar al mayor número posible de población de la pobreza, pero no es lo mismo decir que hay 2’5 millones de personas que sufren carencia material severa a decir que hay 15 millones de personas que sufren esta situación.

 

Con esto no se quiere trasladar la idea de que no es verdad que haya un número de personas, exageradamente alto, que estén en situación de pobreza en España. Lo que sí se quiere decir es que para tratar de poner remedio a una situación tan dramática ya de por sí, no hace falta exagerar ni mentir sobre esta situación, ya que con que hubiera 10, 20 o 30 personas en situación de pobreza se tendrían que tomar medidas para ayudar a esas personas. Pero mentir y exagerar la realidad a lo único a lo que ayuda es a crear confusión y a manipular a la población.

 

La pobreza en España es un problema de renta, y por lo tanto, las medidas han de ir encaminadas a solucionar los problemas principales, que no son otros que la tasa de paro y la estancada productividad española.

 

 

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Please reload

Buscador

Entrevistas

Qué opinan las voces más destacadas sobre los asuntos más candentes.s

Series

Diversos temas tratados con mayor profundidad y extensión en formato de series de artículos monotemáticos

colabora.jpg

Si quieres quieres criticar o complementar este texto, si no compartes su perspectiva, no lo dudes, haznos tu propuesta a la redacción.

¿En desacuerdo con este artículo?

Please reload

Revista Libertalia

Filosofía y Humanidades

  • Twitter - Revista Libertalia
  • Facebook - Revista Libertalia
  • LinkedIn - Revista Libertalia
  • SoundCloud - Revista Libertalia

Revista Libertalia es un proyecto sin ánimo de lucro ni línea editorial centrado en la filosofía y las humanidades.

 

Nuestro objetivo es promover la reflexión seria y profunda entre gente joven de dentro y fuera de la academia, tratando los diversos temas de forma compleja, pero con un lenguaje claro y directo.

 

Si estás interesado en colaborar con nosotros no lo dudes, enviándonos tus textos; nuestro equipo estará a tu disposición para acompañarte en el proceso de edición y publicación;  o bien ayudándonos a financiarnos a través de Patreon. 

Recibe la Newsletter