Contra la derogación de la reforma laboral

31/01/2020

Marten Bjork @martenbjork


Con la formación del nuevo Gobierno de coalición PSOE-Unidas Podemos, hemos podido ver a los distintos partidos enfrentadas en algunos asuntos muy importantes. Un claro ejemplo de ello es la distinta posición con respecto a la reforma laboral del año 2012 y su derogación. Mientras Yolanda Díaz, ministra de Trabajo y miembro de la dirección de Unidas Podemos, hablaba de derogar por completo la reforma laboral y establecer un “Estatuto de los Trabajadores del siglo XXI”- lo que comprendería una nueva y más rígida regulación del mercado de trabajo, eliminando cualquier atisbo de flexibilidad laboral que pudiera haber aportado la reforma laboral del Gobierno de Mariano Rajoy-, Nadia Calviño, vicepresidenta tercera y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital por parte del PSOE, habló de derogar únicamente aquellos “aspectos más lesivos” de la reforma laboral, en un encuentro reciente con inversores. El Gobierno aún no ha concretado cuál es su posición; sin embargo, es de recordar que el programa de Gobierno firmado por el PSOE y Unidas Podemos hace menos de un mes incluía la derogación de la reforma laboral.

 

A continuación, repasaremos algunos de los principales aspectos de la reforma laboral de 2012, desmitificando algunas proclamas de la izquierda al respecto. Finalmente, expondremos algunas de las mejoras producidas por esta reforma, tratando de explicar por qué eliminarla hoy en día sería un craso error, aparte de una irresponsabilidad para con los trabajadores.

 

En primer lugar, ¿sabemos realmente que cambios principales promovió la reforma laboral impulsada por el gabinete de Mariano Rajoy? Repasémoslo.

 

  • El despido se volvió más barato, pero a su vez se aclararon las causas procedentes e improcedentes y se conformó una regulación más transparente al respecto. El despido pasaba a ser procedente por norma general, y el trabajador debía demostrar que esta situación no era así acudiendo a los tribunales designados para ello. Respecto al coste del despido procedente, este se redujo a una indemnización de 20 días por año trabajado, con tope de 12 mensualidades. Mientras tanto, la indemnización por despido improcedente se mantiene hoy en día en 33 días por año trabajado, con tope de 24 mensualidades. Aunque la reforma laboral afectó asimismo a los contratos en vigor, para el periodo previo a la reforma, las indemnizaciones se calculaban sobre una base de 45 días por año trabajado para el periodo previo a la reforma, y sobre la base establecida por la nueva ley, para el periodo posterior.

 

  • Por otro lado, los ERE pasaron a no tener que ser aprobados por el Ministerio de Empleo, bastando que un juez los autorizara. Para los trabajadores afectados por un ERE posterior a la reforma, se permitía recuperar hasta 180 días de indemnización laboral.

 

  • En tercer lugar, uno de los cambios más conocidos y comentados por los principales analistas fue el relacionado con la negociación colectiva y los convenios laborales. Tras la reforma de 2012, el convenio de empresa tendría prevalencia sobre los convenios colectivos, sectoriales, etc. Las empresas que alegasen suficientes motivos económicos podían descolgarse del convenio colectivo, para lograr flexibilizar temporalmente las condiciones de su plantilla y evitar, a través de la moderación salarial, tener que recurrir al despido, teniendo este cambio efectos positivos sobre los niveles de empleo, como veremos más adelante.

 

  • Aunque no se ha comentado demasiado, la reforma laboral introdujo también varios aspectos que favorecieron el mantenimiento e incluso mejora del poder adquisitivo de gran parte de los trabajadores. Por ejemplo, a los empresarios que contrataran un trabajador inscrito en el paro y menor de 30 años, se les permitía deducirse hasta 3.000 euros progresivamente, mientras el trabajador podía seguir cobrando un cuarto de la prestación por desempleo durante su primer año.

 

  • Para fomentar la inversión y creación de empleo, aún de manera indirecta, la nueva regulación laboral del año 2012 introducía la posibilidad de capitalizar el 100% de la prestación por desempleo al inscribirse como autónomos, mientras anteriormente solo era posible capitalizar el 80%.

 

  • Otro de los grandes debates que ha habido en torno a la reforma laboral ha sido el asociado a la proliferación de las horas extra, en concreto en los contratos a tiempo parcial, tanto temporales como indefinidos. La novedad estaba en que, a partir de la reforma, los trabajadores a tiempo parcial también podrían realizar horas extra. Esto permitió distribuir de manera mas eficiente las horas de trabajo en una situación de inestabilidad económica como fue la Gran Recesión iniciada en 2008.  

 

  • En cuanto a la temporalidad laboral, de la que diremos algo más, debemos recordar que en 2013, tras la reforma, se introdujo un limite de 2 años para la concatenación de contratos de trabajo temporales, tratando así de reducir la alta tasa de temporalidad históricamente inherente al mercado laboral español.

 

 

En este brevísimo resumen de los principales cambios introducidos por la reforma faltan algunos puntos, como por ejemplos los referentes a las Empresas de Trabajo Temporal (ETT) o las prejubilaciones. No obstante, es suficiente para analizar también brevemente su principales efectos.

 

De una parte, cabe analizar el efecto de la reforma laboral sobre la creación de empleo. Se debe destacar que, aunque la relación entre horas trabajadas y PIB no haya variado significativamente tras la reforma laboral, -i.e la producción por hora se mantiene similar a la etapa previa a la reforma- no significa que la reforma no haya contribuido a crear empleo. Empleo y productividad son variables –naturalmente relacionadas- pero independientes. Que suba o baja una no nos asegura que suba o baje la otra. Pues bien,  tal y como señala un estudio de BBVA Research si la reforma laboral no se hubiese introducido en el año 2012, la rigidez regulatoria respecto de los salarios no habría permitido que estos se ajustasen a las condiciones resultantes de un periodo de crisis económica, y habría llevado a un ajuste por el lado del volumen de empleo en lugar de producirse a través de una moderación salarial. En concreto, el estudio muestra como en ausencia de la reforma laboral, 900.000 personas más podrían haber acabado en situación de desempleo, y, asimismo, como, si esta reforma se hubiera introducido al inicio de la crisis económica (año 2008), se podría haber evitado la destrucción de cerca de 2 millones de empleos. Es decir, la reforma laboral evitó que la tasa de paro en el año 2013 hubiera rondado el 31%, mientras que, si se hubieran introducido dichos cambios regulatorios en el año 2008, la tasa de paro en 2013 se habría situado en el 18% de la fuerza laboral. Por lo tanto, en términos de creación de empleo (situándose hoy la tasa de desempleo cerca del 14%), ha sido un éxito bastante apreciable, teniendo en cuenta el altísimo desempleo estructural que sufre España, con una tasa media –incluyendo los períodos de bonanza- de desempleo de la serie histórica de estadísticas del INE, que ronda el 17%.

 

De otra parte, se suele argumentar que la reforma vino a aumentar la ya muy elevada temporalidad. No es cierto. Actualmente, la tasa de temporalidad a nivel nacional se sitúa en el 26,8% (datos de 2019), siendo una tasa de temporalidad elevadísima. Pero, como todo, debemos analizar dicha tasa en su contexto y compararla con momentos de nuestra historia reciente con una tasa de desempleo similar. Solo así podemos analizar realmente si la temporalidad ha aumentado en relación con las variaciones en la tasa de paro. Pues bien,  cabe destacar que la temporalidad se encuentra en mínimos desde 2006, es decir, se sitúa en un nivel más bajo que en plena burbuja, lo que señala una evidente mejoría.

 

En este sentido, y para comparar la temporalidad del mercado laboral español en periodos de nuestra historia con niveles de desempleo cercanos al actual (14%), necesitamos acudir a datos de 1990 y 1999, años en los que se registró un desempleo cercano al 15,5% y 14%, respectivamente. Así, en 1990 la tasa de temporalidad registrada era del 29,9%, y en 1999 aumentaba hasta el 32,8%. Es decir, hoy en día, la temporalidad en España es 3 y/o 6 puntos porcentuales más baja que en periodos históricos con niveles de desempleo similar. Por lo tanto, podemos concluir que, a un dado nivel de desempleo, la reforma laboral no ha contribuido a aumentar la temporalidad.

 

En conclusión, y en contra de lo que suele argumentarse por parte de la izquierda, la reforma laboral del año 2012 contribuyó a una mayor creación de empleo, favoreciendo los ajustes por el lado de los salarios en lugar promover la destrucción de puestos de trabajo. Adicionalmente, tampoco es cierto que la temporalidad aumentara; al contrario, incluso se redujo al compararla con periodos históricos con un nivel de desempleo similar al actual. Por lo tanto, no se debe derogar la reforma laboral, sino profundizar aún más en ella.

 

 

  • TABLA 1- Evolución del empleo temporal en España en las dos últimas crisis- Raúl Lorente Campos. Véase aquí- http://www.fes-sociologia.com/files/congress/11/papers/994.doc

 

 

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Please reload

Buscador

Entrevistas

Qué opinan las voces más destacadas sobre los asuntos más candentes.s

Series

Diversos temas tratados con mayor profundidad y extensión en formato de series de artículos monotemáticos

colabora.jpg

Si quieres quieres criticar o complementar este texto, si no compartes su perspectiva, no lo dudes, haznos tu propuesta a la redacción.

¿En desacuerdo con este artículo?

Please reload

Revista Libertalia

Filosofía y Humanidades

  • Twitter - Revista Libertalia
  • Facebook - Revista Libertalia
  • LinkedIn - Revista Libertalia
  • SoundCloud - Revista Libertalia

Revista Libertalia es un proyecto sin ánimo de lucro ni línea editorial centrado en la filosofía y las humanidades.

 

Nuestro objetivo es promover la reflexión seria y profunda entre gente joven de dentro y fuera de la academia, tratando los diversos temas de forma compleja, pero con un lenguaje claro y directo.

 

Si estás interesado en colaborar con nosotros no lo dudes, enviándonos tus textos; nuestro equipo estará a tu disposición para acompañarte en el proceso de edición y publicación;  o bien ayudándonos a financiarnos a través de Patreon. 

Recibe la Newsletter