¿Qué solución damos a la prostitución?

Jason Edwards @jasonedwa

 

La prostitución es uno de los temas que genera mayor confrontación política, levantando acaloradas discusiones sin que se llegue a ningún acuerdo sobre qué hacer al respecto. Es por ello que los autores del presente artículo, quienes hemos conocido este mundo desde dentro de una forma continuada (una como víctima de explotación sexual y que ejerció la prostitución durante 15 años, y otro como cliente desde hace 17), queremos invitarles a superar el actual estancamiento, dejando de lado las diferencias dogmáticas más significativas para centrarnos en soluciones viables a problemas reales.


Sabemos que no es sencillo ni habitual abordar este asunto de una manera sosegada, pues como resulta tan polémico se suelen emplear términos y actitudes que dificultan llegar a cualquier entendimiento. Comprendemos que se defiendan con vehemencia las creencias propias y que cause profunda indignación hablar de un tema tan sensible, pero no es posible analizar un fenómeno social de esta complejidad en base a eslóganes ni planteamientos maximalistas. Por eso mismo nos hemos cuidado mucho en este artículo de no emplear un lenguaje tendencioso o ideologizado, y no porque no tengamos nuestras opiniones sino porque las discusiones teóricas se han vuelto un callejón sin salida.  Hay que ser conscientes de que la problemática de la prostitución es trasversal y divide a partidos, sindicatos y movimientos sociales de todo signo y condición[a]. Nuestra intención es encontrar puntos de unión o consenso para conseguir lo que, se supone, debería importarnos: mejorar la situación y las oportunidades de las personas que desempeñan esta actividad.

 

 

Las prostitutas, parte fundamental para entender la prostitución

 

La primera dificultad existente al abordar el mundo de la prostitución es la descripción de esta realidad. Según a quién preguntemos nos pintarán una imagen distinta, de la cual derivan forzosamente determinadas propuestas normativas. No parece estar del todo claro cuáles son las vivencias, los problemas y el día a día de las personas involucradas en este fenómeno y es que los relatos que se hacen sobre la prostitución parecen contradictorios... y, sin embargo, toda esta información adquiere su sentido pleno en cuanto más profundizamos en este fenómeno.

 

Para acceder a una realidad tan tabú y oculta a la luz pública existen una multiplicidad de fuentes. Con demasiada frecuencia se nos habla de la prostitución desde el mundo de la filosofía, del feminismo o de la psicología pero pocas veces lo hacen personas con un contacto directo con este mundo, y aun menos sus protagonistas. La reconocida puta del Raval, Marga Carreras (1), asegura que existe un miedo a acercarse a ellas. Pero las putas no viven en otro planeta y tienen voz propia como afortunadamente evidencian mujeres como Ariadna Cases (2), Marta Elisa de León (3), Lucía Fernández (4) o Amelia Tiganus (5), quienes habiendo ejercido la prostitución en el pasado o manteniéndose en activo, han roto el silencio que tanto ha pesado históricamente sobre este colectivo para darnos a conocer su situación. Por supuesto, ni debemos dejar de contrastar la información que aportan ni desestimar a otras fuentes complementarias. Lo que decimos es que, para entender en toda su extensión su realidad, las experiencias y testimonios de estas personas nos aportan una base fundamental sin la que difícilmente podremos comprender las noticias periodísticas, los libros o los estudios académicos que se publican.


Si algo señalan de manera unánime todas ellas es que la prostitución resulta todavía muy desconocida para la sociedad. Pero esto es algo normal, ya que por lo general la ciudadanía no tiene manera alguna de corroborar la información que nos llega desde los medios de comunicación, que habitualmente se limitan a repetir acríticamente la versión oficial de las autoridades y, aunque en ocasiones haya medios que se interesan en conocer el relato de las prostitutas (6), lo normal es que sean silenciadas e ignoremos su versión de los hechos (7). Sin embargo, sus relatos resultan clave para explicar cierta información que, si bien no es errónea, sí que resulta incompleta o fragmentaria. Y es que hemos comprobado cómo muchas creencias y estereotipos sobre este mundo parten no tanto desde la mala fe como desde el desconocimiento.


El primer paso para ayudar a las putas es escucharlas, puesto que de otro modo ni nos podremos imaginar los problemas reales que afrontan. Así lo han experimentado ONGs como Amnistía Internacional (9), que modificó su enfoque tras una investigación de dos años, la asociación CATS (12) que lleva años transmitiendo sus demandas a la sociedad y a los poderes públicos, o el ya desaparecido Colectivo Hetaira (10), que pudo atestiguar de primera mano el día a día de estas mujeres.

 

 

Trabajemos desde lo que nos une, no desde lo que nos separa

 

Actualmente las distintas propuestas en esta materia pasan por exigir cambios legales que resultan del todo incompatibles entre sí, eternizando la confrontación existente. No obstante, habría una posibilidad de salir de este punto muerto: en vez de pretender un cambio brusco, centrémonos en reformar progresivamente aquellos aspectos que las propias prostitutas nos indiquen que resultan mejorables como han manifestado reiteradamente alto y claro (11).

 

A nuestro juicio, lo importante es mejorar la situación de las personas en situación de prostitución más allá del marco normativo existente. Esa mejora en unos casos puede venir de la mano de medidas que las ayuden a salir de la situación de precariedad que padecen y que las aboca a prostituirse, en otras lo que pueden demandar son actuaciones para dejar de sufrir abusos e injusticias, o simplemente, ejercer en mejores condiciones. Unas desearán salir de la prostitución pero tendrán dificultades para insertarse en el mercado laboral convencional (algo que es particularmente cierto en las de mayor edad que llevan muchos años ejerciendo la prostitución exclusivamente), otras querrán regularizar su situación administrativa, otras preferirán seguir trabajando pero demandarán infraestructuras o servicios públicos (alumbrado, limpieza, seguridad...) y, muchas, sencillamente querrán que se las deje vivir tranquilas y que no nos metamos en sus asuntos. Y si eso es lo que desean entonces debemos dar un paso atrás y respetar su decisión. 

 

Montserrat Neira (13), toda una precursora entre estas mujeres valientes que enfrentaron el rechazo social y la incomprensión, decía que sin pobreza habría menos prostitución pero que sin estigma habría más. ¿Sería posible trabajar simultáneamente ambos aspectos? ¿Podemos recoger las partes más positivas y menos problemáticas de los distintos enfoques? Es fundamental no partir de ningún apriorismo y tener la mente abierta y la suficiente humildad como para escuchar sus demandas, os aseguramos que saben muy bien lo que quieren (14) como esperamos evidenciar con los vídeos que acompañan al artículo. 

 

 

Nuestra propuesta: políticas públicas pragmáticas y eficientes


Un primer punto que tendríamos que afrontar es el de aquellos condicionantes negativos que limitan las opciones laborales hasta el punto de que la prostitución aparezca como la posibilidad menos mala. La coautora del presente artículo, Ámbar IL, señala los abusos en la infancia y la desestructuración familiar como factores clave para su ingreso en la prostitución y se declara abolicionista de tales condicionantes. Podemos mencionar varios más como el desempleo, las cargas familiares o la falta de formación pero, probablemente, el más determinante en nuestro país sea que, al formar parte de la economía sumergida, la prostitución ha sido la actividad refugio que ha venido proporcionado una salida a numerosas inmigrantes indocumentadas. Consideramos que si estas personas tuvieran acceso a una ciudadanía plena mediante la regularización de su situación administrativa no se verían limitadas a trabajar en sectores informales. ¿Podríamos coincidir en la exigencia de políticas de extranjería menos restrictivas y más respetuosas con los derechos humanos?

Además, existen numerosas acciones que pueden desarrollarse dentro de la legalidad vigente sin necesidad de hacer cambio normativo alguno. Por una parte tenemos las políticas de reinserción activa [b], que en nuestro país resultan no sólo escasas sino también muy mejorables. A muchas de estas mujeres no se les ofrecen alternativas realistas a la prostitución, destinándose muy escasos fondos públicos a la formación y ayudas económicas que necesitan para sobrevivir (pues hay que tener en cuenta que no se las ha permitido cotizar ni acceder al paro) hasta que estén preparadas para desempeñar una actividad diferente en otro sector. Por otra, se pueden implementar o recuperar programas asistenciales porporcionando productos para que desempeñen su labor en condiciones óptimas (gomas, lubricantes, toallitas...) o infraestructuras que atiendan problemas que padecen o que puedan generar en entornos apartados como polígonos o carreteras (baños públicos, papeleras, farolas, o incluso instalaciones donde estén cómodas y seguras).   


Entre aquellas que actualmente ejercen se presentan problemáticas diversas, dado que existen múltiples maneras de realizar esta actividad. Sin embargo, aquellas que se sitúan en la vía pública son quienes hacen notar más su presencia (a pesar de ser las menos) y las que han sido objeto de más actuaciones por parte de los poderes públicos. Precisamente ésta modalidad es la especialidad del otro coautor del artículo, John Punter, quien observó que las demandas de las mujeres que ejercen en calles y polígonos no sólo no se atendían sino que ni siquiera eran conocidas por la mayoría de la población. Este segmento de prostitutas tradicionalmente se considera más sujeto a abusos, estando sometidas una alta proporción de ellas a mafias de proxenetas (15). Efectivamente, estas mismas mujeres lo manifiestan de manera reiterada ya sea en España (16), Perú (17), Bolivia (18), Argentina (8) o México (19). Este tipo de prácticas han sido señaladas en todo tiempo y lugar por todas y cada una de las prostitutas más destacadas por su activismo, siendo un elemento clave en la organización de los movimientos de prostitutas alrededor del globo (como ISWFACE creado por Norma Jean en EEUU, Lucciole por Carla Corso en Italia o Daspu por Gabriela de Silva en Brasil) por lo que parece un problema enquistado en el sector y de difícil solución [c].

Por último, respecto a esta prostitución desempeñada en medio abierto, es donde se concentra un importante fragmento de la prostitución transexual que requiere una aproximación diferenciada y que se ve todavía más marcada por la estigmatización social. Entre las prostitutas transexuales que más han trascendido a los medios podemos mencionar a Carolina Hernández, Nereida Lakuló ("la rucksa") o Verónika Arauzo.

 

 

 

Conclusión: respuestas adecuadas a las diversas realidades

 

La prostitución es un fenómeno complejo que no se reduce a una única realidad. Si queremos hacer algo por las putas debemos conocer su mundo, y que sean ellas mismas quienes señalen qué aspectos consideran problemáticos y qué medidas proponen. Se trata de que quien quiera ejercer la prostitución lo haga, con todas las garantías y derechos que la permitan ejercer esta actividad en las mejores condiciones posibles, y dotarlas de mecanismos de defensa ante cualquier abuso que pueda cometerse en su contra venga de donde venga. Al mismo tiempo hay que trabajar para que quienes desean otra vida dispongan de todas las herramientas y apoyos necesarios para abandonarla. Todo ello cimentado en el respeto pleno a las decisiones personales, sin poner por delante ideologías o teorías a su bienestar real.


Tenemos que ser muy prudentes a la hora de implementar cualquier política pública (no digamos ya un cambio legislativo), pues podríamos estar generando o sosteniendo abusos hacia este colectivo. Es el caso de medidas, a primera vista bienintencionadas, que sin embargo podrían perpetuar vulneraciones de derechos como nos indica la famosa superviviente de prostitución Sonia Sánchez (20). Y es que es necesario contrastar lo que creemos beneficioso para las putas con lo que ellas consideran bueno. Si no somos cuidadosos y estudiamos detalladamente las consecuencias prácticas de lo que planteamos podríamos estar arrojando a unas personas que ya se hallan en una situación difícil a una precariedad todavía mayor [d].


Con lo aquí expuesto creemos no estar traspasando ninguna de las líneas rojas que elevan los distintos sectores. Eludimos una valoración teórica de la prostitución pues preferimos bajar al terreno práctico, desde donde adelantamos un análisis riguroso y sereno, ofreciendo consejos en base a una experiencia contrastada con otras personas conocedoras de la materia para terminar con algunas propuesta que no nos resultan descabelladas. En ningún momento pedimos que se legisle en uno u otro sentido (porque, además, no es una exigencia mayoritaria entre las prostitutas). Sencillamente queremos que se las escuche, a todas, y que se atiendan sus demandas específicas en la medida de lo posible. El mensaje que hemos buscado trasmitirles está claro: las putas son el camino, nadie como ellas conoce su mundo y toda solución respetuosa con ellas pasa por escucharlas.


En definitiva, reconociendo que la prostitución no está exenta de problemas nos preguntamos si es posible minimizarlos para que sea más soportable para quienes la practican. Deseamos que las prostitutas dejen de sufrir abusos, violencia o estigma social. Nos da lo mismo que sea abandonando la prostitución o ejerciendo ésta en unas condiciones óptimas, por eso no cerramos las puertas a ninguna propuesta y tendemos la mano a cualquiera que tenga algo que aportar. Los arriba firmantes somos prueba de que una colaboración es posible (y necesaria), dejemos de lado una confrontación a la que la inmensa mayoría de las putas son totalmente ajenas y busquemos facilitarles la vida, no complicársela aún más. 

 

 

[a] Son bien conocidos los ejemplos de Ada Colau y Magdalena Valero, en la izquierda. Por otra parte en la derecha existen posturas tan contrapuestas como las representadas por Esperanza Aguirre y Cristina Cifuentes. Entre quienes son partidarios de no realizar cambios legales encontramos tanto a la activista feminista y diputada de Unidas Podemos, Beatriz Gimeno, como al expresidente Mariano Rajoy. Y el exministo Gallardón aseguró que la prostitución debería regularse por Ley Orgánica.

 

 

[b] Como el plan de becas de Manuela Carmena en el que se repartieron 2400 € en 4 mensualidades a 31 mujeres para favorecer su salida de la prostitución. Si bien aplaudimos el gesto, cuestionamos que la selección de las beneficiarias se haga a través de asociaciones y con escasa publicidad entre las prostitutas (pues conocemos casos de mujeres que, necesitándolo, no pudieron acceder al programa). Tampoco entendemos cómo mientras la inmensa mayoría de prostitutas en las calles madrileñas son rumanas sólo 1 de las 31 perteneciese a este grupo. Asimismo nos gustaría saber en qué se ha empleado la diferencia entre la cantidad destinada a estas mujeres (unos 75 mil €) y el coste total que supuso el programa para el Ayuntamiento (de más de un millón).

 

[c] A pesar de que periódicamente se conozca alguna de estas tramas (21), no parece que por el momento exista la voluntad política de tirar de los hilos en unos casos que parecen cortados siempre por el mismo patrón y que han salpicado toda la piel de toro (Bloke en Coslada, Pompeya en Castelldefels, Carioca en Lugo, Majèstic en Valencia...).

 

[d] Recordemos las actuaciones del ex concejal Pedro Calvo, quien declaró abiertamente que no era su problema a dónde se iban las prostitutas que expulsaba de la Casa de Campo.

 

 

(1) https://www.youtube.com/watch?v=2WRDnK8Lb2g
(2) https://www.youtube.com/watch?v=bkU9nxZj_pw
(3) https://www.youtube.com/watch?v=7brAHeiX3L8
(4) https://www.youtube.com/watch?v=Vp8owkSf8pg  
(5) https://www.youtube.com/watch?v=bbJo3en6EVE  
(6) https://www.youtube.com/watch?v=C-g96E6ZI4g
(7) https://www.youtube.com/watch?v=fSJrgIwFxoI  
(8) https://www.youtube.com/watch?v=is-OxO0aIr8  
(9) https://www.youtube.com/watch?v=HHlFDAtfHVo
(10) https://www.youtube.com/watch?v=SyUSobrI7Y0
(11) https://www.youtube.com/watch?v=j_2WKjCr-r4 
(12) https://www.youtube.com/watch?v=JjIIA1Fqtd0
(13) https://www.youtube.com/watch?v=SX4dHyqrC9Q 
(14) https://www.youtube.com/watch?v=TIO9QAWzCec
(15) https://www.youtube.com/watch?v=Yev_AEeBn2w  
(16) https://www.youtube.com/watch?v=A6LCalFekXo
(17) https://www.youtube.com/watch?v=fqPu5v3zIj4  
(18) https://www.youtube.com/watch?v=JWTG8vs7sfA  
(19) https://www.youtube.com/watch?v=esXDqMZAjiU
(20) https://www.youtube.com/watch?v=gkPRkHwcXZI  
(21) https://www.youtube.com/watch?v=mEsrkEZ7m9U

 

 

 

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Please reload

Buscador

Entrevistas

Qué opinan las voces más destacadas sobre los asuntos más candentes.s

Series

Diversos temas tratados con mayor profundidad y extensión en formato de series de artículos monotemáticos

colabora.jpg

Si quieres quieres criticar o complementar este texto, si no compartes su perspectiva, no lo dudes, haznos tu propuesta a la redacción.

¿En desacuerdo con este artículo?

Please reload

Revista Libertalia

Filosofía y Humanidades

  • Twitter - Revista Libertalia
  • Facebook - Revista Libertalia
  • LinkedIn - Revista Libertalia
  • SoundCloud - Revista Libertalia

Revista Libertalia es un proyecto sin ánimo de lucro ni línea editorial centrado en la filosofía y las humanidades.

 

Nuestro objetivo es promover la reflexión seria y profunda entre gente joven de dentro y fuera de la academia, tratando los diversos temas de forma compleja, pero con un lenguaje claro y directo.

 

Si estás interesado en colaborar con nosotros no lo dudes, enviándonos tus textos; nuestro equipo estará a tu disposición para acompañarte en el proceso de edición y publicación;  o bien ayudándonos a financiarnos a través de Patreon. 

Recibe la Newsletter