El comercio de armas en Europa (II): La gobernanza europea a examen

12/04/2019

Calvin Hanson @calvinhanson

La gobernanza de la UE: prisionera de sus propios miembros

 

La UE exporta todo tipo de material militar pero prevalecen las armas pequeñas y ligeras –fusiles, pistolas, granadas…-, buques militares y aeronaves. Según la Oficina de Asuntos de Desarme de la ONU (UNODA), las armas pequeñas y ligeras cometen más violaciones a los derechos humanos que cualquier otra arma y son las responsables de la mayoría de muertes en situaciones de conflicto[1].

 

Entre 2003 y 2015, los Estados de la UE exportaron armas y equipo militar a 63 países en situación de conflicto armado, mayormente a dos regiones conflictivas como son Oriente Medio y Asia[2]. En este mismo período, el ritmo de exportaciones autorizadas creció exponencialmente, especialmente a partir de 2012, con una tasa cercana al 400% de crecimiento[3]  y llegando a superar 190 mil millones de euros, en 2015. Las autorizaciones en muchos casos eran a países dónde los indicadores de inseguridad claramente aumentaban, reflejados en el número de víctimas mortales y la procedencia del gran número de refugiados y personas desplazadas forzosamente que acabó culminando en 2015 con la presente “crisis de refugiados”. En 2015, Francia monopolizó las autorizaciones de armamento con el 77% de todas las exportaciones[4]. El incremento de autorizaciones en exportación fue acompañado por un fortalecimiento de los contratos de la industria militar francesa. Es decir, manifiesta la voluntad política de apostar por la industria militar e incentivar las transferencias de armamento como respuesta a la creciente conflictividad relacionada con los ataques terroristas del grupo Yihadista, que empezaron en Enero del 2015 con el ataque a periodistas de la revista de Charlie Hebdo.

 

Este tipo de situación de conflicto armado con actores no estatales no se encuentra definida dentro del DIH tal y como se mencionó previamente. Del mismo modo, cuando analizamos la situación de conflictividad global en 2015, existían 35 conflictos armados de diversas tipologías que transcurrieron en 27 países. De estos países, 13 (Egipto, Turquía, Irak, Pakistán, Rusia, Israel, Nigeria etc) son principales países importadores de armas de países de la UE[5]. Dentro de la pluralidad de los conflictos armados actuales, resalta la continuidad de los conflictos armados prolongados como en Somalia, Iraq y Afganistán y los conflictos nuevos o recurrencia de conflictos como en la Cuenca del Lago Chad, Sudán del Sur, Burundi, Myanmar, Mali, Ucrania etc. Por último, los conflictos armados no internacionales internacionalizados también han aumentado, como es el caso de Siria dónde participan países que se encuentran entre los principales importadores de armas europeas como Arabia Saudí y Rusia al igual que miembros de la UE como Francia, Alemania, Reino Unido, Dinamarca y Países Bajos.

 

La principal región importadora de armamento de la UE es sin duda Oriente Medio. Cuando analizamos el progreso desde 2003, la voluntad de los miembros de la UE (especialmente Francia, España y Reino Unido) de autorizar exportaciones de armamento se ha duplicado en los últimos 10 años, lo cual significa que las exportaciones seguirán incrementando en el futuro. Por otro lado, estas exportaciones alimentan mayormente las dos principales guerras de la región en Siria y Yemen que han sido descritas por la ONU como el mayor desastre humanitario causado por el hombre. En concreto, el uso de armas occidentales en la guerra de Yemen ha estado en el punto de mira internacional en los últimos años. Según el Alto Comisionado de Derechos Humanos de la ONU (ACNUDH), desde Marzo de 2015 hasta Agosto de 2018, la situación de conflicto armado en Yemen ha damnificado a más de 17.000 civiles y ha causado la muerte de más de 6.000, aunque el mismo informe recalca que “la cifra real es probablemente significativamente más alta”[6]. Además, también ha causado el desplazamiento forzoso de más de 2 millones de personas[7]. En 2015, ACNUDH responsabilizó a la coalición internacional liderada por Arabia Saudí de un elevado número de ataques con víctimas civiles. Por otro lado, el Instituto Internacional de Estocolmo para la Investigación de la Paz (SIPRI), revela que el país árabe incrementó en un 275% sus compras de armas en el período 2011-2015, lo cual manifiesta una clara voluntad de contribuir a la situación de inestabilidad[8]. Aún así, Arabia Saudí sigue siendo el principal país importador de armas de la UE, abastecido principalmente por el Reino Unido, Francia, España, Suiza, Alemania, Italia y Suecia. Asimismo, las transferencias de armamento entre UE y Arabia Saudí, al tratarse de exportaciones autorizadas implica que existe una garantía de su uso y destino final. Desafortunadamente, esta no es la realidad ya que el uso de estas armas sigue contribuyendo a violaciones de DIH en su uso final; violaciones como el ataque a víctimas en este caso, prohibidas por los Convenios de Ginebra de 1949 y el Protocolo adicional I de 1977. Además, el grupo insurgente Houthi usó a armas de origen español vendidas a Arabia Saudi en la década de los 80, incluyendo lanzagranadas, granadas de mano y bombas de racimo de fabricación británica[9], siendo estas últimas armas internacionalmente prohibidas según el Tratado Contra las Bombas de Racimo de 2008[10]. En consecuencia, la situación en Yemen se ha desestabilizado aún más –favoreciendo una mayor actividad de grupos armados no estatales como al-Qaeda en la Península Árabe (AQPA) y el Estado Islamico de Iraq y Siria (ISIS) con lo que los niveles de violencia se han intensificado. Por tanto, es necesario que las autorizaciones de armamento exijan controles más rígidos antes de realizarse, especialmente las que se exportan a regiones conflictivas como es Oriente Medio ya que corren un alto riesgo de ser transferidas directa o indirectamente a Estados en guerra o crisis socio-políticas y participar en las hostilidades. En todo caso, una vez exportadas garantizar su uso final es de gran dificultad y por tanto el control debe ser anterior.

 

 

La gobernanza de la UE: demostrando su ineficacia en su papel de garante de la paz fuera de su territorio.

 

Un año después de las declaraciones de ACNUDH sobre las víctimas civiles en Yemen, el Parlamento Europeo se posicionó en contra de los ataques de la coalición liderada por Arabia Saudí y manifestó que la decisión de los distintos miembros de la UE de continuar autorizando exportaciones de armamento constituye una violación de la Posición Común de 2008. A continuación, el Parlamento votó mayoritariamente a favor de imponer un embargo de armas a Arabia Saudí por las graves acusaciones de incumplimiento del DIH en Yemen, con la Resolución 2515[11] del 25 de febrero de 2016. Esta resolución es importante, ya que sirvió para situar bajo escrutinio la provisión de armas y para exponer las contradicciones de la relación estratégica de Occidente con Riad[12]. Más tarde, un conjunto de los órganos que constituyen la UE como  el Parlamento Europeo, el Consejo Europeo, el Consejo de Cooperación del Golfo/Unión Europea (CCG-UE) y el Servicio Europeo de Acción Exterior (SEAE) han seguido a pronunciándose respecto este asunto con la misma actitud y solicitando un embargo común de armas al país Árabe. Aún así, tal y como expresó la Comisión Europea, la decisión final depende de los Estados aunque ello contradiga la Posición Común.

 

El informe anual de la UE sobre la aplicación de la Posición Común, en 2016, reflejaba que 15 países (Austria, Bélgica, Bulgaria, República Checa, Dinamarca, Finlandia, Francia, Alemania, Italia, Holanda, Polonia, Rumanía, España, Suecia y Reino Unido) vendieron armas a Arabia Saudí durante ese año. El último informe de 2017, considera que "la situación en Yemen se ha deteriorado debido a la actuación militar llevada a cabo por la coalición liderada por Arabia Saudí; que algunos Estados miembros han dejado de facilitar armas a Arabia Saudí debido a su actuación en Yemen, mientras que otros han continuado proporcionando tecnología militar en contra de los criterios 2, 4, 6, 7 y 8”[13]. La resolución más reciente al respecto es la Resolución 2885, sobre el asesinato del periodista Yamal Jashogui en el consulado saudí de Estambul del 25 de octubre de 2018[14], dónde se puso a prueba una vez más la relación entre Arabia Saudí y la UE y el Parlamento pidió a los gobiernos de la UE que impongan un embargo conjunto a la venta de armas a Arabia Saudí. El pasado Noviembre, como respuesta al asesinato del periodista, Dinamarca y Alemania suspendieron todas las ventas de armas y equipamiento de defensa. Por otro lado, los principales exportadores como España, Francia e Italia, han expresado su preocupación por las acciones de la monarquía saudí pero no han tomado más medidas, anteponiendo su interés económico.

 

 

 

[1] UNODA. ARMAS PEQUEÑAS [en línia]. Oficina de Asuntos de Desarme de las Naciones Unidas.

[2] Centre d'Estudis per la Pau JM Delàs y Escola de Cultura de Pau. Comercio de armas y conflictos. Análisis de las exportaciones europeas a países en conflicto armado [en línia]. Barcelona: Centro Delàs, 2017, p.6.

[3] Idem

[4] Ibid, p.7.

[5] Ibid, p.16.

[6] OHCHR. Press briefing notes on Yemen civilian casualties [en línia]. Geneva: Spokesperson for the UN High Commissioner for Human Rights: Liz Throssell, 10.08.2018.

[7] UNHCR.Operations - Middle East and North Africa - Middle East - Yemen. [en línia] Global Focus UNHCR Operations Worldwide, 2019.

[8] SIPRI. Saudi Arabia, armaments and conflict in the Middle East [en línia]. SIPRI: Pieter D. Wezeman, 14.12.2018.

[9] Centre d'Estudis per la Pau JM Delàs y Escola de Cultura de Pau. Comercio de armas y conflictos. Análisis de las exportaciones europeas a países en conflicto armado [en línia]. Barcelona: Centro Delàs, 2017, p.48.

[10] Ratificado por más de120 países, pero no Arabia Saudi ni el resto de miembros de la coalición militar, aún así su uso constituye una violación del DIH.

[11] Resolución 2515 del Parlamento Europeo, Sobre la situación humanitaria en Yemen (25 de febrero de 2016). (2016/2515(RSP))

[12] Centre d'Estudis per la Pau JM Delàs y Escola de Cultura de Pau. Comercio de armas y conflictos. Análisis de las exportaciones europeas a países en conflicto armado [en línia]. Barcelona: Centro Delàs, 2017, p.49.

[13] Unión Europea. Informe (UE) 2017/2029 de la Comisión de Asuntos Exteriores, del 18 Julio 2017, Sobre las exportaciones de armas: aplicación de la Posición Común 2008/944/PESC ,(2017/2029(INI)), p.6.

[14] Resolución 2885 del Parlamento Europeo, Sobre el asesinato del periodista Yamal Jashogui en el consulado saudí de Estambul (25 de octubre de 2018). (2018/2885(RSP))

 

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Please reload

Buscador

Entrevistas

Qué opinan las voces más destacadas sobre los asuntos más candentes.s

Series

Diversos temas tratados con mayor profundidad y extensión en formato de series de artículos monotemáticos

colabora.jpg

Si quieres quieres criticar o complementar este texto, si no compartes su perspectiva, no lo dudes, haznos tu propuesta a la redacción.

¿En desacuerdo con este artículo?

Please reload

Revista Libertalia

Filosofía y Humanidades

  • Twitter - Revista Libertalia
  • Facebook - Revista Libertalia
  • LinkedIn - Revista Libertalia
  • SoundCloud - Revista Libertalia

Revista Libertalia es un proyecto sin ánimo de lucro ni línea editorial centrado en la filosofía y las humanidades.

 

Nuestro objetivo es promover la reflexión seria y profunda entre gente joven de dentro y fuera de la academia, tratando los diversos temas de forma compleja, pero con un lenguaje claro y directo.

 

Si estás interesado en colaborar con nosotros no lo dudes, enviándonos tus textos; nuestro equipo estará a tu disposición para acompañarte en el proceso de edición y publicación;  o bien ayudándonos a financiarnos a través de Patreon. 

Recibe la Newsletter