¿Es racional votar?

11/04/2019

Steve Sawusch @stevesawusch

 

La próxima vez que se celebren elecciones (en su país, región, ciudad…), es posible que usted salga de casa, visite el colegio electoral pertinente, arroje un trozo de papel a una urna de plástico y festeje el cumplimiento de sus deberes cívicos con un agradable vermú al calor del sol (siendo optimistas sobre el tiempo, claro). ¿Está siendo usted racional al hacer esto? Supongamos que ese día todo trascurriera del mismo modo excepto por un pequeñísimo detalle: usted no va a votar. De su casa va directamente a la terraza del bar. Esta variación podría acarrearle miradas reprobatorias por parte de algunos de sus conocidos. "Si no votas luego no tienes derecho a quejarte". Ustedes ya me entienden. Y sin embargo, existe una probabilidad enormemente pequeña de que esto hubiera tenido impacto alguno sobre el resultado. Lo más probable es que el ganador de las elecciones lo sea independientemente de si usted le apoyó o no. Pero es que, además, votar puede resultar bastante costoso, sobre todo si uno trata de informarse adecuadamente. Para ello uno debe buscar información, contrastar diversas fuentes, consultar la opinión de los expertos, debatir con sus amigos, su pareja… Todo para nada, teniendo en cuenta la aparente irrelevancia de cada votante individual.

 

Algunos autores llaman a esto la “paradoja del voto” [i]. Supongamos que usted es un individuo racional, preocupado por maximizar la satisfacción de sus preferencias individuales - que no tienen por qué ser necesariamente egoístas [ii]. Dada su muy escasa influencia electoral, y teniendo en cuenta los costes de oportunidad involucrados (todos los planes alternativos a los que renuncia cuando decide ir a votar), salir a votar no parece una idea excesivamente atractiva. ¿Implica esto que votar es irracional? En este artículo analizaremos algunas respuestas a este interrogante.

 

Para empezar, cabría señalar que si votar es racional o no dependerá en parte de qué queramos conseguir con ello. Hay autores que consideran que si una acción es racional o no depende siempre de nuestros deseos. Pero esto es controvertido. Por ejemplo, el filósofo Derek Parfit ha argumentado que existen deseos irracionales que comprometen desde el principio la racionalidad de cualquier cosa que podamos hacer con ellos [iii]. Afortunadamente, podemos esquivar este asunto, puesto que lo único que necesitamos asumir es que nuestros deseos o preferencias determinan parcialmente la racionalidad o irracionalidad de nuestras acciones. Consideremos la siguiente pregunta: ¿Es racional saltar de un coche en marcha? Así sin más, esto resulta difícil de saber. Si lo que busco lograr con ello es simplemente recoger una moneda de cinco céntimos tirada en el arcén, entonces la respuesta no. Ahora bien, si el coche está en llamas y lo que quiero es salvar mi vida, entonces la respuesta parece menos obvia.

 

Con el voto sucede algo parecido. Veamos algunas opciones. Una primera posibilidad es afirmar que es racional votar con el objetivo de influir en el resultado de unas elecciones. Si quiero que gane un determinado partido, porque creo que su victoria comportará grandes beneficios (para mí o para otros), parecería que es racional acudir a las urnas. Sin embargo, por las razones que hemos comentado anteriormente, esto dependerá de cuál sea la probabilidad de que mi voto pueda resultar decisivo y de cuáles sean los costes implicados. Cuanto más baja sea la probabilidad y más elevados sean los costes, menor será la racionalidad del voto (siempre asumiendo que el objetivo es influir en el resultado). La pregunta clave es, pues, si la probabilidad es baja. Y la respuesta parece ser: muy baja (virtualmente nula). Por ejemplo, en un artículo de 2010 Andrew Gelman, Nate Silver y Aaron Edlin estimaban que “de media, un votante en Estados Unidos tiene una probabilidad de 1 entre 60 millones de resultar decisivo en una elección presidencial” [iv]. Una broma popular (aunque probablemente apócrifa) entre economistas, explican Stephen Dubner y Steven Levitt, implica a dos economistas que se encuentran en el colegio electoral, y que, avergonzados por su aparente irracionalidad, acuerdan no revelar jamás su oscuro secreto [v]. Dicho de otro modo, que nuestro voto influya de algún modo en el resultado electoral es algo más probable que ganar el Euromillón (1 entre 76 millones de posibilidades) pero bastante menos que ganar la Primitiva (1 entre 14 millones de posibilidades) [vi].

 

No todo el mundo acepta que esto pruebe que votar sea irracional si el objetivo es influir en el resultado. Parfit, de nuevo, discrepa. A su juicio, es un error común ignorar la relevancia moral de acciones con probabilidades pequeñas. “Cuando lo que está en juego es de una gran importancia”, afirma Parfit, “ninguna probabilidad, por muy pequeña que sea, debería ser ignorada” [vii]. Este argumento, conocido como el argumento del valor esperado, puede ser interesante, y tal vez muestre que en algunos casos sea racional votar incluso cuando las probabilidades de resultar decisivo son ínfimas. Pero, si esto es así, el argumento debería aplicarse no sólo a los potenciales beneficios, sino también a los costes potenciales: aunque exista únicamente una probabilidad diminuta de incurrir en costes elevadísimos, estos deberían tenidos en cuenta. Y de hecho, esto es precisamente lo que ocurre, dado que la probabilidad de morir en un accidente de tráfico de camino al colegio electoral es mayor que la probabilidad de resultar decisivo en esa misma elección [viii]. Para algunos, el hecho de que las probabilidades de morir sean mayores que las de influir en el resultado electoral mostraría que votar es irracional. Obviamente, frente a esto podría objetarse que no siempre es irracional arriesgar la propia vida (o incluso morir) para beneficiar a otros. De acuerdo. Pero esta posibilidad sí parece elevar la probabilidad de resultar decisivos exigida para que votar pueda ser considerado una actividad racional. Que este requisito pueda cumplirse o no es ya otra cuestión.

 

Todo lo discutido hasta ahora asume que votar es valioso instrumentalmente, que lo que queremos lograr mediante el voto es tener un determinado impacto en el mundo. Pero esta no es la única interpretación posible. Supongamos que me compro la camiseta de mi equipo de fútbol favorito y me la pongo cada vez que voy a ver un partido. Si lo que quisiera lograr con esto es que mi equipo ganara más partidos, mi elección parecería, desde un punto de vista instrumental, bastante poco racional. Excepto en algunos casos sumamente improbables, más cercanos a la ciencia ficción que a la vida real, que yo lleve o no la camiseta de mi equipo no tendrá ningún efecto sobre sus resultados. Sin embargo, si mi objetivo principal no es este sino simplemente expresar mi adhesión al equipo, mi identificación con un colectivo determinado, entonces la cosa cambia. Aunque mi acción no sea instrumentalmente racional, esto es irrelevante, ya que lo que realmente quiero es expresar ciertas actitudes.

 

Para algunos autores, esta es la función principal del voto [ix]. Puesto que la probabilidad de que nuestros votos individuales tengan algún impacto es prácticamente inexistente, argumentan, deberíamos dejar de verlos como instrumentos y más como la expresión de nuestra adhesión a un determinado partido político o ideología, y al sistema de valores y principios asociado. Cada vez que acudimos a las urnas, estaríamos más cerca del aficionado a un equipo de fútbol que del concienzudo planificador asumido por algunas teorías excesivamente racionalistas de la democracia. Si esto es así, claro, el voto puede ser racional. Desde un punto de vista normativo, esta podría ser una teoría plausible [x]. 

 

La teoría expresiva de la democracia, como se la conoce, tiene como rival a la teoría contributoria, de acuerdo con la cual lo importante del voto no es expresar ninguna actitud, sino contribuir a un determinado esfuerzo colectivo. Para quienes defienden esta teoría [xi], la importancia del voto consiste en que permite a los individuos ser miembros del conjunto de votos causalmente eficaces. Imaginemos que en una elección cualquiera, el partido más votado obtiene una diferencia de 4000 votos respecto al segundo partido más votado. En este caso, esos 4000 votos conformarían el conjunto de votos causalmente eficaces, aquellos sin los cuales el partido no habría podido lograr la victoria. Una vez más, si lo que quiero conseguir con el voto es pertenecer al conjunto de votos causalmente eficaces (es decir, contribuir, en este sentido débil del término, a que mi partido obtenga una mayoría de los votos), acudir a las urnas puede ser una opción racional. Al fin y al cabo, pertenecer al conjunto de votos causalmente eficaces parece considerablemente más sencillo que resultar decisivo en esa misma elección. 

 

Desde un punto de vista normativo, creo que estas dos propuestas – la teoría expresiva y la teoría contributoria – ofrecen explicaciones válidas de lo que podría hacer que el voto fuera racional. En este sentido, la respuesta a nuestra pregunta inicial es: sí, en ocasiones votar es racional. Pero también es cierto que para llegar a esta conclusión hemos acabado asumiendo concepciones muy desinfladas de lo que podemos lograr mediante el voto. Por ejemplo, en la teoría contributoria, “contribuir” no implica un incremento sustantivo en la probabilidad objetiva de que se logre un objetivo determinado. Lo único relevante es que el individuo tenga la sensación de estar teniendo algún impacto. Si usted está contento con esto, no hay más que hablar. Eso sí, tenga mucho cuidado si va a coger el coche.

 

 

 

[i]Downs, Anthony. 1957. An Economic Theory of Democracy. Nueva York: Harper and Row.

[ii] Por ejemplo, si yo destino una parte sustancial de mis ingresos a una ONG razonablemente eficaz con el objetivo de reducir el sufrimiento en el mundo, esto último no deja de ser una preferencia individual (en un sentido muy trivial: es la preferencia de un individuo), pero no es una preferencia egoísta (pues los potenciales beneficiados son otras personas).

[iii]Parfit, Derek. 2011. On What Matters: Volume 1. Nueva York: Oxford University Press. Véase, por ejemplo, la página 56.

[iv]Gelman, Andrew; Silver, Nate, y Aaron Edlin. 2010. “What Is the Probability Your Vote Will Make a Difference? Economic Inquiry 50(2): 321-326.

[v]https://www.nytimes.com/2005/11/06/magazine/why-vote.html

[vi] Debo esta analogía a Gonzalo Fernández.

[vii]Parfit, Derek. 1984. Reasons and Persons. Oxford: Clarendon Press, 74.

[viii]https://www.forbes.com/sites/jimpagels/2014/11/04/youre-just-as-likely-to-die-en-route-to-vote-than-to-impact-an-election-outcome/#50edb5fb756e

[ix]Brennan, Geoffrey, y Loren Lomasky. 1993. Democracy and Decision: The Pure Theory of Electoral Preference. Nueva York: Cambridge University Press.

[x] Por supuesto, alguien podría aducir que, por lo que a maneras de expresar dicho compromiso respecta, el voto es una opción bastante poco atractiva, puesto que el voto es, de hecho, secreto. La fuerza de esta crítica dependerá de si el votante pretende expresar sus preferencias y afiliaciones simplemente para sentirse bien consigo mismo (en cuyo caso la publicidad de su acción será irrelevante) o para ganar la aprobación de terceros. En este último  caso sí estaríamos hablando de una decisión bastante poco racional.

[xi]Véase, porejemplo, Tuck, Richard. 2008. Free Riding. Cambridge: Harvard University Press, y Mackie, Gerry. 2010. “Why It’s Rational to Vote”, en López-Guerra, Claudio, y Julia Maskivker. Rationality, Democracy, and Justice.The Legacy of Jon Elster. Cambridge: Cambridge University Press.

 

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Please reload

Buscador

Entrevistas

Qué opinan las voces más destacadas sobre los asuntos más candentes.s

Series

Diversos temas tratados con mayor profundidad y extensión en formato de series de artículos monotemáticos

colabora.jpg

Si quieres quieres criticar o complementar este texto, si no compartes su perspectiva, no lo dudes, haznos tu propuesta a la redacción.

¿En desacuerdo con este artículo?

Please reload

Revista Libertalia

Filosofía y Humanidades

  • Twitter - Revista Libertalia
  • Facebook - Revista Libertalia
  • LinkedIn - Revista Libertalia
  • SoundCloud - Revista Libertalia

Revista Libertalia es un proyecto sin ánimo de lucro ni línea editorial centrado en la filosofía y las humanidades.

 

Nuestro objetivo es promover la reflexión seria y profunda entre gente joven de dentro y fuera de la academia, tratando los diversos temas de forma compleja, pero con un lenguaje claro y directo.

 

Si estás interesado en colaborar con nosotros no lo dudes, enviándonos tus textos; nuestro equipo estará a tu disposición para acompañarte en el proceso de edición y publicación;  o bien ayudándonos a financiarnos a través de Patreon. 

Recibe la Newsletter