Voces sobre la renta básica (I): La renta básica y el libertarismo

10/02/2019

 

¿Es el libertarismo filosófico compatible con la idea de una renta básica? A primera vista, parecería que no. Para los libertarios, los individuos poseen robustos (aunque no necesariamente absolutos) derechos de propiedad con los que el Estado no puede interferir a no ser que cuente con el consentimiento de los afectados. Y esto es precisamente lo que parece implicar una renta básica: una fuerte intervención del Estado en la vida económica de los ciudadanos.

 

Sin embargo, las cosas no son tan sencillas. Pese a que probablemente no sea aventurado afirmar que una mayoría de libertarios rechaza la renta básica, a la que ven como la primera inclinación de una pendiente resbaladiza de fatales consecuencias, esta postura dista mucho de ser unánime. En este artículo analizaremos el debate sobre la renta básica que se ha producido dentro de una de las tradiciones intelectuales que, en un principio, podría creerse más hostil hacia la misma. Y lo haremos de la mano de algunos de sus más reputados participantes, que amablemente han respondido a las preguntas que les hicimos llegar y que a continuación recogemos traducidas. 

 

Conozcamos en primer lugar a los libertarios de corazón sangrante (bleeding heart libertarians), un grupo de prestigiosos autores (principalmente filósofos y economistas), que suelen colaborar en el blog del mismo nombre[i]. De acuerdo con este grupo, la versión más atractiva del libertarismo es una que no abandone las exigencias de la justicia social: el libre mercado y la justicia social, afirman, están en realidad más cerca de lo que muchas veces se piensa. Muchos de estos autores (aunque no necesariamente todos) se muestran favorables a la renta básica  - o, como mínimo, no creen que la idea pueda descartarse a la ligera. Esta es, por ejemplo, la postura del fundador del blog, el filósofo de la Universidad de California en San Diego Matt Zwolinski[ii]:

 

Creo que existen buenas razones para que conservadores, libertarios y liberales clásicos se tomen en serio la idea de una renta básica universal. Desde un punto de vista moral, creo que existen varias (y sólidas) maneras de apoyar la idea, incluyendo la teoría georgista[iii] de un “impuesto único” sobre el valor de los recursos naturales o la idea hayekiana[iv] de la libertad entendida como independencia de la voluntad arbitraria de otros. Y ya desde un punto de vista práctico, creo que algún tipo de renta básica podría ser mucho más eficaz a la hora de garantizar una red de seguridad mínima que las alternativas que hemos probado. La propuesta por la que más me inclino es una versión del impuesto negativo sobre la renta, originalmente propuesto por Milton Friedman[v]. Normalmente la gente no piensa sobre este impuesto como un tipo de renta básica, pero ambas son esencialmente la misma cosa[vi]. A mi juicio, un impuesto negativo sobre la renta es la mejor manera de garantizar unos ingresos mínimos asegurados sin acabar desincentivando demasiado el trabajo ni asumir costes prohibitivos.

 

Por lo tanto, según Zwolinski, los libertarios tienen a su disposición varios argumentos para apoyar la renta básica. Por un lado, pueden centrarse en los propios fundamentos del libertarismo (su teoría de la propiedad y de la libertad individual), y allí encontrarán varias razones a su favor. O pueden hacerlo apelando a consideraciones prácticas. Una posibilidad adicional sería que lo hicieran apelando a consideraciones no ideales: puesto que vamos a tener Estados, escojamos el esquema de redistribución que garantice el máximo de libertad posible – o, por lo menos, que minimice la rigidez de la intervención estatal. Esta es la postura de la filósofa de la Universidad de Richmond Jessica Flanigan[vii]:

 

Creo que los libertarios deberían apoyar una renta básica basándose en consideraciones no ideales. Es decir, puesto que los estados existen, y dado que estos estados cobran impuestos, se encargan de hacer cumplir mediante la fuerza las normas que regulan la propiedad y sostienen una variedad de convenciones que violan los derechos naturales de no interferencia de los individuos, una renta básica permitiría a la gente vivir con una mayor libertad en este contexto. En lo que respecta a la teoría ideal, creo que los libertarios difícilmente se pondrán de acuerdo respecto a la justicia de una renta básica, dependiendo si los fundamentos de su libertarismo se encuentran en la creencia de que producirá buenas consecuencias o en la creencia de que es lo que exige el respeto a los derechos individuales. 

 

Para Flanigan, la mejor forma de justificar la renta básica consiste en verla como “una compensación por el modo en que el estado hace cumplir de forma coactiva una serie de normas sobre la propiedad que son arbitrarias”.

 

Otro autor que ha enfatizado el papel minimizador de la coacción de una renta básica es el economista de la Universidad de Duke Michael Munger[viii], quien sostiene que “si la renta básica universal es simplemente un sustituto para todas las políticas actualmente en funcionamiento, esta supone una mejora marginal respecto a lo que tenemos ahora, pues implica más libertad y más responsabilidad, con poco o ningún coste añadido”. Ahora bien, Munger, a diferencia de Flanigan y Zwolinski, considera que realmente los individuos no tienen derecho a una renta básica, “pues ello implicaría que otros – normalmente los contribuyentes - tienen la obligación de financiarla, lo que justificaría la imposición de medidas coactivas sin consentimiento previo”. Aunque contempla la posibilidad de que “partiendo de consideraciones políticas y prácticas, los votantes prefirieran una renta básica universal al sistema actual.”, Munger subraya que “esto requeriría un consentimiento efectivo, y no meramente hipotético” y que lo que debemos hacer es “persuadir a la gente par que elija esta opción, pero no pienso que pueda ser impuesta por la fuerza, ya que no es un derecho”. Su postura, por lo tanto, podría resumirse aludiendo al título de uno de sus artículos sobre el tema: “la renta básica no es una obligación, pero podría ser una opción legítima”[ix].  

 

Por supuesto, la idea de que los costes de una renta básica supondrían “poco o ningún coste añadido” no acaba de convencer a algunos autores libertarios. Por ejemplo, para el economista Bryan Caplan[x], “[d]ar dinero a todo el mundo supone un despilfarro notable si lo comparamos con dar dinero directamente a quienes lo necesitan.” A su juicio, aunque “[l]os estados de bienestar existentes son profundamente disfuncionales […] al menos hacen algún esfuerzo para dirigir el dinero de los impuestos a personas que se encuentran en una situación de necesidad sobre la que no han tenido responsabilidad alguna – especialmente los niños y los discapacitados”. Para Caplan, el reto más serio al que se enfrenta la renta básica “es que cualquier fórmula de distribución de beneficios capaz de generar suficiente apoyo popular sería desorbitadamente cara. Imaginemos, por ejemplo, una renta básica de 10.000 dólares por persona, con una tasa de reducción del beneficio marginal del 25%. Si aplicáramos esta fórmula, una familia de cuatro tendría que recibir por lo menos unos ingresos superiores a 160.000 dólares antes de empezar a pagar impuesto alguno. Una locura”. 

 

De hecho, aunque no compartan necesariamente las conclusiones de Caplan, este pesimismo (o como mínimo, esa sensación de que el camino podría ser mucho más complicado de lo que podría pensarse en un primer momento) está bastante extendido entre los libertarios. Por ejemplo, Zwolinski, a pesar de su apoyo a la idea, es plenamente consciente de los riesgos que su implementación podría acarrear:

 

El principal obstáculo a la implementación de una renta básica universal es, sin lugar a dudas, la política. Y con esto no quiero decir únicamente que la política hace bastante improbable que una propuesta de tal naturaleza vaya a aprobarse.  Esto es cierto, pero esta no es mi mayor preocupación. Mi mayor preocupación es que el proceso político necesario para implementar una renta básica acabe convirtiendo una gran idea en una idea terrible. Creo que existen algunas formas de renta básica que podrían ser muy beneficiosas para la sociedad, y que apenas implicarían un coste razonable. Pero, por supuesto, hay otras versiones de esta propuesta que serían desastrosas. Si yo fuera un filósofo rey, podría simplemente implementar la política que creyera ideal y ordenar a todo el mundo que la siguiera a rajatabla. Pero en el mundo real tenemos que tener en cuenta que existirán visiones radicalmente diferentes acerca de cómo debería ser una renta básica – mi propuesta, por ejemplo, es muy diferente de la que proponen sus defensores de izquierdas, como Philippe van Parijs[xi]. También deberíamos preocuparnos acerca del modo en que una propuesta ideal de este tipo podría ser corrompida por el rentismo y el faccionalismo típicos de la política, donde esta disposición se añade para satisfacer a este grupo, y aquella disposición se elimina para tranquilizar a este otro.  Esto es lo que ha pasado con la propuesta original de un impuesto negativo sobre la renta propuesta por Friedman para los Estados Unidos. Y son también estos problemas los que contribuyeron en gran medida a que el año pasado descarrilara el experimento con la renta básica en Finlandia.

 

Volvamos a nuestra pregunta inicial: ¿Es el libertarismo filosófico compatible con la idea de una renta básica? La respuesta más plausible es que es una cuestión abierta. Algunos creen que es perfectamente compatible. Otros que no. Y esto es interesante porque muestra que, incluso dentro de una de las posturas aparentemente más alejadas de la idea de una renta básica, esta ha conseguido prender una chispa. Cuáles son las implicaciones de todo esto es algo que cada lector debe juzgar por sí mismo.

 

 

 

[i] https://bleedingheartlibertarians.com/.

[ii] http://sites.sandiego.edu/mzwolinski/. Zwolinski ha defendido la renta básica en varios lugares. Véase, por ejemplo: https://papers.ssrn.com/sol3/papers.cfm?abstract_id=2584433 y https://www.cato-unbound.org/2014/08/04/matt-zwolinski/pragmatic-libertarian-case-basic-income-guarantee.

[iii] https://www.learnliberty.org/blog/a-tax-even-libertarians-could-love/.

[iv] https://www.libertarianism.org/columns/why-did-hayek-support-basic-income.

[v] https://www.youtube.com/watch?v=xtpgkX588nM.

[vi] https://niskanencenter.org/blog/universal-basic-income-is-just-a-negative-income-tax-with-a-leaky-bucket/.

[vii] https://sites.google.com/site/jessicamflanigan/. Flanigan ha discutido la renta básica y su relación con el libertarismo aquí (http://bleedingheartlibertarians.com/2012/04/bhls-ubis/) y desde una postura feminista en este artículo de la revista Slate: https://slate.com/human-interest/2018/01/the-feminist-case-for-universal-basic-income.html.

[viii] http://www.michaelmunger.com/.

[ix] https://www.degruyter.com/view/j/bis.2011.6.issue-2/1932-0183.1222/1932-0183.1222.xml.

[x] http://www.bcaplan.com/. Caplan ha discutido sobre la renta básica en varias entradas en Econlib. Véase, por ejemplo: https://www.econlib.org/archives/2017/05/another_ubi_deb.html y https://www.econlib.org/archives/2017/02/why_libertarian_2.html.

[xi] http://bostonreview.net/archives/BR25.5/vanparijs.html.

 

 

 

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Please reload

Buscador

Entrevistas

Qué opinan las voces más destacadas sobre los asuntos más candentes.s

Series

Diversos temas tratados con mayor profundidad y extensión en formato de series de artículos monotemáticos

colabora.jpg

Si quieres quieres criticar o complementar este texto, si no compartes su perspectiva, no lo dudes, haznos tu propuesta a la redacción.

¿En desacuerdo con este artículo?

Please reload

Revista Libertalia

Filosofía y Humanidades

  • Twitter - Revista Libertalia
  • Facebook - Revista Libertalia
  • LinkedIn - Revista Libertalia
  • SoundCloud - Revista Libertalia

Revista Libertalia es un proyecto sin ánimo de lucro ni línea editorial centrado en la filosofía y las humanidades.

 

Nuestro objetivo es promover la reflexión seria y profunda entre gente joven de dentro y fuera de la academia, tratando los diversos temas de forma compleja, pero con un lenguaje claro y directo.

 

Si estás interesado en colaborar con nosotros no lo dudes, enviándonos tus textos; nuestro equipo estará a tu disposición para acompañarte en el proceso de edición y publicación;  o bien ayudándonos a financiarnos a través de Patreon. 

Recibe la Newsletter