La necesidad de salvar el arte

21/05/2018

 

En 1931, al poco de empezar la Segunda República Española, estallaron como resultado de tensiones entre monárquicos y republicanos una serie de acciones conocidas como La Quema de Conventos, que redujeron a cenizas algunas obras y edificios de nuestro patrimonio. Cinco años después, cuando se sublevan los nacionales en Julio del 36, el pueblo descarga su rabia contra los que considera cómplices de los sublevados, a saber, el clero y la aristocracia, saqueando palacios, quemando iglesias y destruyendo iconos.

 

Podríamos pensar que el arte no es especial cuando estalla un conflicto, pues a menudo se ve convertido también en víctima, ya sea por su componente religioso –como los Budas de Bamiyan o las ruinas de Palmira-, por razones políticas, por robo o expolio o simplemente como víctima colateral de un conflicto que no hace distinciones. Pero, para prevenir esto, durante el conflicto civil español, el arte gozó de unos cuidados y distinciones privilegiadas para las circunstancias que atravesaba la población. Al arte se dedicaron recursos que, sin duda, la necesitada ciudadanía hubiera agradecido.

 

Así, advertido por los hechos del 31 y consciente de la rabia del pueblo español, el gobierno republicano se dispone rápidamente, al quinto día de guerra, a crear la llamada Junta de Incautación y Protección del Patrimonio Artístico, cuya primera tarea será la de recorrer e inspeccionar aquellos edificios incautados u ocupados por sindicatos, organizaciones políticas o ciudadanos y retirar a un lugar seguro aquellas obras que se consideren de gran valor. También durante estos primeros días, y a modo de prevención, comienza la creación de carteles y folletos propagandísticos por parte de los alumnos de Bellas Artes, en los que se alienta al pueblo contra la destrucción de su patrimonio.

 

Fuente: http://elartecomoarte.blogspot.com.es/2016/09/evacuacion-del-museo-del-prado-de.html

 

La guerra avanza y, mientras las tropas dirigidas por los generales Mola por el norte y Varela y Yagüe por el suroeste se aproximan cada vez más a Madrid, cunde el pánico en una ciudad que hasta ahora se había mantenido en la cotidianeidad. Las obras de arte que se van incautando comienzan a protegerse bajo la cúpula de la abadía de San Francisco el Grande y el convento de Las Carmelitas, en pleno centro de la capital. Durante la segunda semana de guerra, la Junta, que ya goza de una asignación económica, se ocupa de la catalogación minuciosa y la conservación de las piezas.

 

A finales de septiembre cae Toledo y durante octubre las tropas sublevadas van cercando Madrid, presión que durante los días 6, 7 y 8 de Noviembre se convierte en una fuerte ofensiva, contenida por los madrileños con ayuda de las Brigadas Internacionales. En la ciudad, continúan protegiéndose monumentos y edificios, como las fuentes de Cibeles y Neptuno y la fachada barroca de Pedro de Ribera, pero el gobierno republicano, 48 horas después del fuerte ataque y no confiando en la resistencia de la ciudad, se traslada a Valencia y se decide por decreto que el tesoro artístico le seguirá allá donde él vaya, comenzando así el primer traslado, que constó de 18 obras de pintores de la talla de Tiziano, Tintoretto, El Greco, Goya y Velázquez.

 

 Fuente: https://www.museodelprado.es/actualidad/exposicion/arte-protegido/81811f39-e3f9-4fe7-94af-225676279523

 


Debido a la resistencia de la ciudad ante las tropas sublevadas, Franco opta por minar los ánimos de la población civil bombardeándola y el 16 de noviembre caen varios proyectiles sobre el Museo del Prado pero, gracias a las tareas de refuerzo del edificio que se habían llevado a cabo previamente, no llegan a dañar las piezas guardadas en sus sótanos. Durante días siguientes, otros edificios importantes, como la Biblioteca Nacional o el Museo Antropológico, se ven afectados por los bombardeos. Esto así, se acelera el traslado de las obras a Valencia, a donde son desplazadas un total de 500 pinturas y otras obras, como el Tesoro de Delfín, que se reparten entre dos edificios acondicionados para la labor de protección y conservación del Tesoro. Por estas fechas, se crea la Junta Central de la que dependerán las juntas provinciales, que no cesan en su labor de incautación y protección de obras artísticas de diverso tipo.

 

Durante el mes de agosto de 1937, tras ser cuestionada en un artículo del Times, la República invita a dos periodistas ingleses a comprobar por ellos mismos el estado del Tesoro Artístico Español. Ambos quedan sorprendidos por la intensa y buena labor de la República al desempeñar esta tarea, y por los innovadores y prácticos métodos utilizados para conseguir su fin, como la invención de un barniz ignífugo que recubre las cajas donde se guardan las piezas, o la utilización de cáscara de arroz, material muy flexible, utilizado para la absorción de posibles impactos. La visita es criticada por parte de la prensa, que destaca la preocupación internacional por el estado del arte y no por las vidas humanas civiles.

 

Previendo el avance del bando sublevado, el gobierno teme que la levantina zona republicana quede dividida en dos y se traslada, seguido por el Arte, a Barcelona, realizando una travesía harto peligrosa por carreteras constantemente atacadas. Es en este desplazamiento donde Los fusilamientos del 3 de mayo y La carga de los mamelucos resultan dañados. Al arribar el tesoro a Catalunya, es guardado en las fortalezas de Peralada, Figueres y en la llamada Mina Canta, ubicada en las montañas, a media hora a pie de Francia, donde también se ocultan toneladas de objetos de plata y las últimas reservas económicas de la República. Franco no permanece impasible ante la “huída” del tesoro por territorio republicano y, sabiendo que jamás se lo entregarían al bando sublevado, comienza, de manera sutil, a mover fichas. Para ello cuenta con Josep María Sert, pintor catalán muy reconocido en su tiempo, que hace de agente de Franco en el extranjero. A través de sus exclusivos contactos, se preocupa de organizar un Comité Internacional (organismo que carecerá de entidad jurídica y reconocimiento oficial), que deberá servir de puente para la entrega del Tesoro. A mediados de Enero de 1939, cae Tarragona y por estas fechas, Sert se pone en contacto con el secretario general de la Sociedad de Naciones, amigo suyo, y le incita a que proponga los lugares que servirán de territorio neutral donde quedará depositado el tesoro.

 

Tras la firma de un pacto entre dos miembros del Comité Internacional y Timoteo López (presidente de la Junta Central) y el ministro de Estado de la República, varios camiones franceses tratan de cruzar la frontera para llenarse de las obras del tesoro, pero debido al caos en el que ésta se encuentra sumida se echan atrás y son los miembros de la Junta, incluso el mismo presidente Azaña (que llegó a afirmar que “el Museo del Prado es más importante para España que la República y la Monarquía juntas”), los que se dedicaron a la intensa búsqueda de camiones, privándoles de ellos incluso a los heridos que eran transportados en su interior. Esta concepción del mundo que lleva a valorar más un cuadro que una vida humana habría que analizarla con cuidado, pero así fue, y se optó por salvar Las Meninas, por ejemplo, antes que la vida de un herido.

 

 

 

Fuentehttp://lascajaschinas.net/nodos/coleccion-prado/

 

Durante cinco días, 71 camiones atraviesan la frontera cada vez en peores condiciones y bajo los bombardeos de la aviación italiana, nazi y franquista, que se niegan a facilitar las vías de escape del pueblo español. Finalmente, llegan en tren a Ginebra 1846 cajas, y el día después de la llegada, Suiza reconoce al Gobierno de Franco. Dos días antes de que el futuro dictador de por terminada la guerra, se le hace entrega del Tesoro Español conservado en perfectas condiciones.

Las últimas obras que quedaron en Ginebra formando parte de la exposición temporal Obras Maestras del Prado, llegaron a Madrid entre una exaltada propaganda franquista (que se refería a esta hazaña por la protección del arte como “el robo de los rojos”), un 9 de Septiembre de 1939.

 

 

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Please reload

Buscador

Entrevistas

Qué opinan las voces más destacadas sobre los asuntos más candentes.s

Series

Diversos temas tratados con mayor profundidad y extensión en formato de series de artículos monotemáticos

colabora.jpg

Si quieres quieres criticar o complementar este texto, si no compartes su perspectiva, no lo dudes, haznos tu propuesta a la redacción.

¿En desacuerdo con este artículo?

Please reload

Revista Libertalia

Filosofía y Humanidades

  • Twitter - Revista Libertalia
  • Facebook - Revista Libertalia
  • LinkedIn - Revista Libertalia
  • SoundCloud - Revista Libertalia

Revista Libertalia es un proyecto sin ánimo de lucro ni línea editorial centrado en la filosofía y las humanidades.

 

Nuestro objetivo es promover la reflexión seria y profunda entre gente joven de dentro y fuera de la academia, tratando los diversos temas de forma compleja, pero con un lenguaje claro y directo.

 

Si estás interesado en colaborar con nosotros no lo dudes, enviándonos tus textos; nuestro equipo estará a tu disposición para acompañarte en el proceso de edición y publicación;  o bien ayudándonos a financiarnos a través de Patreon. 

Recibe la Newsletter