Alemania va a robar


Uno de los primeros artículos de esta revista analizaba las virtudes y defectos del consumo como forma de participación política. Y es que el consumo está llamado a ser una de las principales - si no la principal- forma de participación política de nuestro siglo.

Esta semana surgía en Alemania una iniciativa -" Alemania va a robar” - que propone no sólo boicotear, sino robar aquellos productos que por su bajo precio implican una vulneración de los derechos de los trabajadores que los producen, por ejemplo, el café o las bananas, entre otros. El objetivo principal del hurto sería el destinar el importe que uno se ahorraría (al obtener el producto sin pagar) a Peng!, el colectivo berlinés que promueve la campaña, y que lo destinaría a organizaciones de defensa de los trabajadores afectados.

Con todo ello presente surgen las preguntas: ¿quién es responsable de un producto que viola los derechos de los trabajadores? ¿quien lo produce o quien lo compra? ¿De serlo los dos, quién tiene más culpa? ¿Podemos comparar la responsabilidad del empresario que vulnera los derechos, por cercano que esté a la violación, con la del comprador que la hace posible, que lo perpetúa comprando una y otra y otra vez sus productos?

Y es que la campaña pretende trasladar toda o una parte importante de la responsabilidad del comprador hacia la empresa que comercializa los productos. ¿No debería, simple y llanamente, limitarse a promover un boicot contra esos productos? ¿No es el comprador el responsable, comprando a bajo coste, de que los trabajadores estén mal remunerados?

Asumamos que Peng! se equivoca, aun así, ¿habría algún caso en que sí sería aceptable robar y donar el importe? Quizá en aquellos en que el producto fuera de primera necesidad y no existieran alternativas a bajo precio. Y eso en los casos en que los productos fueran de primera necesidad, ¿aceptaríamos también estos robos para bienes superfluos o lujos? ¿Y si sólo pudiera hurtarlo, pero no destinara el precio a los trabajadores por falta de recursos?

En definitiva, ¿cuál es el grado de responsabilidad del consumidor, y hasta qué punto la tiene en función de cada producto y de su propia situación, y cuál el de la empresa?

#Consumo #Boicot #Trabajo #Libremercado

Entradas relacionadas

Ver todo

Los derechos (III): ¿Quién puede tenerlos?

Habiendo discutido la estructura y las funciones de los derechos, aún queda una pregunta fundamental: ¿Quiénes pueden ser titulares de derechos? Es bastante poco controvertido que, de haber derechos,

Buscador

Entrevistas

Qué opinan las voces más destacadas sobre los asuntos más candentes.s

Series

Diversos temas tratados con mayor profundidad y extensión en formato de series de artículos monotemáticos

colabora.jpg

¿En desacuerdo con este artículo?

Si quieres quieres criticar o complementar este texto, si no compartes su perspectiva, no lo dudes, haznos tu propuesta a la redacción.

Revista Libertalia

Filosofía y Humanidades

  • Twitter - Revista Libertalia
  • Facebook - Revista Libertalia
  • LinkedIn - Revista Libertalia
  • SoundCloud - Revista Libertalia

Revista Libertalia es un proyecto sin ánimo de lucro ni línea editorial centrado en la filosofía y las humanidades.

 

Nuestro objetivo es promover la reflexión seria y profunda entre gente joven de dentro y fuera de la academia, tratando los diversos temas de forma compleja, pero con un lenguaje claro y directo.

 

Si estás interesado en colaborar con nosotros no lo dudes, enviándonos tus textos; nuestro equipo estará a tu disposición para acompañarte en el proceso de edición y publicación;  o bien ayudándonos a financiarnos a través de Patreon. 

Recibe la Newsletter