Twits, rap y libertad de expresión


Quizás la única ventaja de las disparatadas condenas contra twiteros, raperos y bromistas de todo pelo sea el debate social que se ha generado en torno a la libertad de expresión y sus límites. Las preguntas que surgen al respecto son de muy diversa índole.

¿De qué forma cabe vulnerar la integridad moral de una persona o un colectivo? Debería exigirse en el posible ofensor una clara intención insultante -un animus injuriandi-, como se defiende aquí o basta con que las expresiones sean en sí mismas ofensivas, y no importa si se expresaron con o sin mala fe. Uno podría argumentar que, así como puede lesionarse la integridad física y psíquica de una persona tanto de forma dolosa como de forma imprudente, también cabe vulnerar la integridad moral de una persona de forma dolosa e imprudente (sin la concurrencia de ningún ánimo en particular).

Asimismo también es muy interesante una de las ideas que el Tribunal Supremo expuso en su sentencia de absolución a Cassandra Vera. Decía el Tribunal que pasados tantos años desde el atentado contra Carrero Blanco es “tiempo más que suficiente para considerarlo como un suceso histórico cuyo comentario en clave de humor no puede tener la misma trascendencia que un acontecimiento reciente". ¿Consagra jurisprudencialmente este Tribunal aquello de “tragedia más tiempo igual a comedia”?

No obstante, podría criticarse esta afortunada sentencia -de la que informa extensamente El Pais- diciendo que aun cuando el TS hizo justicia, lo hizo inaplicando la ley puesto que si bien es cierto que Cassandra no “dio muestras con su conducta de que estaba pretendiendo incitar a la violencia abusando de un ejercicio ilícito de la libertad de expresión, ni provocaba al odio hacia grupos determinados, ni tampoco se valía de mofarse del atentado contra un expresidente del Gobierno ocurrido hace más de cuarenta años con intención de justificarlo o de incitar a nuevos atentados” no es menos cierto que el art.578 del Código Penal solamente exige “la realización de actos que entrañen descrédito, menosprecio o humillación de las víctimas de los delitos terroristas o de sus familiares”. ¿No estaría insinuando el alto Tribunal que la ley debería limitarse a castigar la incitación al odio o a la violencia, y dejar de lado las burlas o los menosprecios, por muy inmorales que resulten?

#Libertaddeexpresión #Delitosdeodio #Penasydelitos

Buscador

Entrevistas

Qué opinan las voces más destacadas sobre los asuntos más candentes.s

Series

Diversos temas tratados con mayor profundidad y extensión en formato de series de artículos monotemáticos

colabora.jpg

¿En desacuerdo con este artículo?

Si quieres quieres criticar o complementar este texto, si no compartes su perspectiva, no lo dudes, haznos tu propuesta a la redacción.

Revista Libertalia

Filosofía y Humanidades

  • Twitter - Revista Libertalia
  • Facebook - Revista Libertalia
  • LinkedIn - Revista Libertalia
  • SoundCloud - Revista Libertalia

Revista Libertalia es un proyecto sin ánimo de lucro ni línea editorial centrado en la filosofía y las humanidades.

 

Nuestro objetivo es promover la reflexión seria y profunda entre gente joven de dentro y fuera de la academia, tratando los diversos temas de forma compleja, pero con un lenguaje claro y directo.

 

Si estás interesado en colaborar con nosotros no lo dudes, enviándonos tus textos; nuestro equipo estará a tu disposición para acompañarte en el proceso de edición y publicación;  o bien ayudándonos a financiarnos a través de Patreon. 

Recibe la Newsletter