Igualdad de oportunidades: ¿el derecho a la vagancia?

 

 

Javier Mazzeo@javier365

 

En breve un compañero deberá dejar la facultad. No ha aprobado suficientes asignaturas como para mantener la beca que tenía. Es una lástima pero no podemos quejarnos: el disfrute de una beca pública debe estar sujeta a su aprovechamiento, así que si alguien no estudia, pues se acabó. ¿Verdad?

 

Sí, y no. Obviamente el disfrute de una beca pública debe estar sujeta a su aprovechamiento, ¿pero significa eso que uno debe aprobar para considerarse que está aprovechando la beca? Es decir, ¿una persona que, por pura vagancia, no aprobase estaría malgastando una becaSi pensamos que el fin de las becas es que alguien estudie, entonces no estudiar implica –claramente- desaprovechar la beca y truncar su fin. Pero ¿es ese realmente su fin (principal)? No lo creo, o en todo caso no debería serlo.

 

El fin de una beca debería ser que alguien pudiese estudiar. Nótese el matiz: el fin no es que alguien estudie, sino que ese alguien tenga la oportunidad de hacerlo. El matiz es muy importante, porque si entendemos que el fin principal de una beca estudiantil es dar una oportunidad –la oportunidad de estudiar- que esa oportunidad se desaproveche es completamente irrelevante en relación al aprovechamiento de la beca. Puede sonar extraño, pero lo cierto es que el aprovechamiento de una oportunidad y el aprovechamiento de una beca son cosas bien distintas. Y es que recibe una oportunidad por igual aquel que le saca el máximo partido, como aquel que la desperdicia.

 

A mi entender, las becas deberían perseguir "empoderar" a quien las recibe: igualar un poco sus oportunidades con las de otras personas más afortunadas. Ahora bien, el aprovechamiento de esa oportunidad es un tema completamente distinto. De hecho, no es una cuestión de interés público, es cosa del estudiante. El Estado, o nosotros como sociedad, no debemos encargarnos de que la gente estudie. Esa decisión le corresponde a cada uno. Ahora bien, sí que es nuestra obligación proporcionar la posibilidad de estudiar. Pues bien, este propósito –el de brindar oportunidades- se consigue igual si la persona becada se mata a estudiar, o bien si no aparece nunca por clase. La cuestión es que –como sociedad- ya le hemos proporcionado esa oportunidad que de otro modo no tendría.

 

En efecto, una sociedad justa es igual en cuanto a las oportunidades, en cuanto a los “poderes” que distribuye entre sus ciudadanos. Que luego esos ciudadanos no aprovechen las oportunidades que se les ha dado será muy triste, pero nada más. Así las cosas, tanto se merece la oportunidad de estudiar aquel que la va a aprovechar como aquel que la va a desperdiciar. Luego si queremos retirarle la beca a un mal estudiante que no sea porque con su comportamiento descuidado esta truncado el fin que la beca persigue.

 

Pero entonces ¿significa que si alguien no tiene ni la más mínima intención de estudiar también le tenemos que dar una beca? Sí, la igualdad de oportunidades no es solamente un medio, es un fin en sí mismo. La cuestión es que tenemos derecho a poder estudiar, no meramente a estudiar.

 

Pero entonces ¿significa que si solo podemos dar un número limitado de becas no debemos tener en cuenta quienes van a aprovecharlas? No, porque a la hora de repartir oportunidades también deben tenerse en cuenta otros factores como podrían ser "la utilidad social". Sin duda, aun cuando se la puedan merecer por igual el gandul y el estudioso, en vistas a que hay que escoger, es mejor otorgarla a aquel que más pueda hacer con ella. Pero entonces ¿estamos como al principio, verdad? Sí y no. Quizás el “qué hacer” se haya mantenido constante, pero el “porqué hacerlo” ha evolucionado. 

 

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Please reload

Buscador

Entrevistas

Qué opinan las voces más destacadas sobre los asuntos más candentes.s

Series

Diversos temas tratados con mayor profundidad y extensión en formato de series de artículos monotemáticos

colabora.jpg

Si quieres quieres criticar o complementar este texto, si no compartes su perspectiva, no lo dudes, haznos tu propuesta a la redacción.

¿En desacuerdo con este artículo?

Please reload

Revista Libertalia

Filosofía y Humanidades

  • Twitter - Revista Libertalia
  • Facebook - Revista Libertalia
  • LinkedIn - Revista Libertalia
  • SoundCloud - Revista Libertalia

Revista Libertalia es un proyecto sin ánimo de lucro ni línea editorial centrado en la filosofía y las humanidades.

 

Nuestro objetivo es promover la reflexión seria y profunda entre gente joven de dentro y fuera de la academia, tratando los diversos temas de forma compleja, pero con un lenguaje claro y directo.

 

Si estás interesado en colaborar con nosotros no lo dudes, enviándonos tus textos; nuestro equipo estará a tu disposición para acompañarte en el proceso de edición y publicación;  o bien ayudándonos a financiarnos a través de Patreon. 

Recibe la Newsletter